Náufrago salvadoreño irá a México a reunirse con familia de compañero muerto

José Salvador Alvarenga, quien dice haber sobrevivido trece meses en el océano Pacífico, salió a pescar tiburones con Ezequiel Córdoba, con el que quedó a la deriva al averiarse el motor de la ...
El náufrago salvadoreño, José Salvador Alvarenga, de regreso en su país tras pasar trece meses a la deriva en el océano Pacífico
El náufrago salvadoreño, José Salvador Alvarenga, de regreso en su país tras pasar trece meses a la deriva en el océano Pacífico (EFE)

San Salvador

El náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga, quien dice haber sobrevivido trece meses en el océano Pacífico, viajará "pronto" a México para reunirse con los familiares del joven pescador que lo acompañaba y que, según relató, murió en la travesía, aseguró este jueves su abogado. "Ya se está preparando el viaje de él (de Alvarenga) a México, ya hemos pedido a la embajada de ese país que le conceda los papeles adecuados para realizar pronto ese viaje", aseguró a la AFP el abogado Benedicto Perlera.

Alvarenga, de 37 años, permanece en el estatal hospital San Rafael de la ciudad de Santa Tecla, 10 km al oeste de San Salvador, adonde fue internado el pasado lunes por una inflamación en sus pies provocada por un parásito. "Únicamente esperamos que él tenga el alta médica para llevarlo a la embajada de México (...) Él quiere hablar con la familia del muchacho", sostuvo Perlera, tras explicar que Alvarenga ya sacó su pasaporte salvadoreño.

Según el relato de Alvarenga, salió a pescar tiburones en diciembre de 2012 desde la costa de México en el Pacífico junto al mexicano Ezequiel Córdoba, de 24 años, pero el motor de la lancha se averió y quedaron a la deriva. El salvadoreño afirma haber sobrevivido alimentándose de carne de peces y aves, bebiendo sangre de tortuga y su propia orina, pero afirma que su compañero constantemente vomitaba y murió de sed y hambre a los cuatro meses. Alvarenga dice que arrojó el cuerpo al mar.

La familia del joven mexicano, que ha pedido hablar personalmente con Alvarenga, vive en El Fortín, en el municipio de Pijijiapan, en el estado de Chiapas (sureste de México). "Estamos viendo la ayuda de unos patrocinadores" para costear el viaje, sostuvo el abogado. Una serie de exámenes determinaron que Alvarenga sufre la hinchazón de los pies por un parásito llamado anisakis, que habría adquirido durante su odisea por comer carne cruda de peces o aves que lo tenían, explicó a la AFP el médico Ricardo Hernández, jefe del área de medicina interna del hospital.

Hernández señaló que Alvarenga recibe medicación que deberá cumplir por lo menos un mes, aunque no será necesario su internamiento durante ese tiempo, por lo que podría ser dado de alta el fin de semana. El náufrago apareció el 30 de enero pasado en las islas Marshall, a 12,500 km de distancia de su punto de partida, y fue trasladado a su país el pasado 11 de febrero. Tras llegar a El Salvador, estuvo internado una semana en el hospital, luego visitó su pueblo natal Garita Palmera, en la costa del Pacífico, pero se mantiene en reserva dónde reside, para estar alejado de la prensa.