Confirman que 750 personas viajaban en barco naufragado

Las autoridades determinaron el número de pasajeros con base en declaraciones de los sobrevivientes; afirmaron que varios tripulantes murieron a consecuencia de golpizas por parte de traficantes.
Equipos de rescate recorren el área del naufragio en el Mediterráneo que dejó 700 migrantes desaparecidos.
Equipos de rescate recorren el área del naufragio en el Mediterráneo que dejó 700 migrantes desaparecidos. (AFP/Guardia Costiera)

Roma

La fiscalía de la ciudad italiana de Catania confirmó que unas 750 personas viajaban en la barcaza que naufragó el domingo en el Canal de Sicilia y que varios inmigrantes fueron asesinados a golpes por los traficantes antes del inicio del viaje.

La investigación abierta por los fiscales de Catania sobre el hundimiento reveló que varias personas que estaban encerradas en una granja de Libia antes de embarcarse fueron “salvajemente golpeadas con palos porque no obedecían las órdenes de los traficantes” de humanos.

“Las golpizas provocaron algunos decesos y otros fueron causados por las privaciones”, señaló la indagación publicada por la prensa local.

Al menos un joven fue asesinado a golpes y su cadáver lanzado al mar porque se levantó sin permiso cuando viajaba en una balsa que debía alcanzar el pesquero en el que después fueron embarcados, agregó.

“Del conjunto de las declaraciones (de los sobrevivientes) puede afirmarse razonablemente que en la barcaza (naufragada) había más de 750 personas”, confirmó la fiscalía.

Señaló que el hundimiento se habría verificado a causa de “maniobras equivocadas del capitán del pesquero”, y debido a la excesiva carga humana en el barco, ya que estaba “lleno hasta lo inverosímil”.

Los fiscales indicaron que antes del viaje entre mil y mil 200 indocumentados fueron concentrados en una granja cercana a Trípoli y luego llevados en camionetas a la costa, donde los esperaba una balsa que los trasladó al pesquero.

Detallaron que los inmigrantes eran originarios de varios países africanos y que pagaron diversas cantidades de dinero por el viaje, algunos muy bajas y otros hasta siete mil dólares para ser llevados a Italia por mar.

La fiscalía confirmó los cargos de homicidio culposo múltiple, naufragio culposo y favorecimiento de la inmigración indocumentada contra un hombre de origen tunecino, de 27 años, considerado el capitán de la nave y que estuvo entre los supervivientes.

En total los servicios de socorro rescataron solo 28 supervivientes y recuperaron 24 cadáveres que fueron trasladados a Malta, donde este jueves tuvieron lugar los funerales de las víctimas.

Se estima que en el naufragio murieron entre 700 y 900 personas, pero la mayor parte de los cuerpos estarían atrapados en la barcaza en el fondo del mar.