Murió la última heroína de la Revolución cubana

Melba Hernández, una de las dos mujeres que acompañó a Fidel Castro en el asalto al Cuartel Moncada en 1953 y que despidió en México al yate Granma para incorporarse más tarde a la guerrilla en ...
 Melba Hernández (i) junto a Raúl Castro, durante un desfile en la Plaza de la Revolución de La Habana el 2 de diciembre de 2006
Melba Hernández (i) junto a Raúl Castro, durante un desfile en la Plaza de la Revolución de La Habana el 2 de diciembre de 2006 (EFE)

La Habana

La "heroína" de la revolución cubana Melba Hernández Rodríguez del Rey, una de las dos mujeres que acompañó a Fidel Castro en el asalto al Cuartel Moncada en 1953, falleció el domingo en La Habana a los 92 años, informó hoy la prensa local. "Con profundo dolor, la dirección del Partido (Comunista) y el Estado informan a nuestro pueblo que la Heroína del Moncada Melba Hernández Rodríguez (...) falleció en esta capital en la noche de ayer domingo 9 de marzo, como consecuencia de complicaciones asociadas a la diabetes mellitus, enfermedad que padeció durante muchos años", señaló el diario oficial Granma.

Melba Hernández nació en Cruces, una localidad de la antigua provincia de Las Villas, el 28 de julio de 1921, y se graduó de abogada en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana en 1943. Hernández y Haydée Santamaría fueron las primeras mujeres en incorporarse al movimiento que lideró Fidel Castro contra la dictadura de Fulgencio Batista (1952-1959) y participó el 26 de julio de 1953 en el asalto al Cuartel Moncada de Santiago de Cuba, en el sureste de la isla, primera acción armada de la revolución cubana.

Capturada tras el fallido asalto y excarcelada en febrero de 1954, "Melba tuvo un papel decisivo en la recopilación y organización de las notas que Fidel iba logrando sacar" de prisión, "en las que reconstruía su alegato en el juicio del Moncada -conocido luego como 'La Historia me absolverá'-, así como en su posterior impresión y distribución clandestina", recordó Granma.

Hernández despidió en México en 1956 al yate Granma, en el que Castro y otros 81 expedicionarios, entre ellos su hermano Raúl Castro, ahora presidente de Cuba, y el argentino Ernesto 'Che' Guevara, viajaron a la isla para iniciar la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, a la que ella también se incorporó. Tras el triunfo de la revolución en 1959, Hernández estuvo entre los fundadores del Partido Comunista de Cuba y miembro de su Comité Central, así como diputada a la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) desde 1976 hasta 1986, y elegida nuevamente desde 1993.

Tras el triunfo de la revolución en 1959, Hernández ocupó destacadas responsabilidades: fue presidenta del Comité Cubano de Solidaridad con Vietnam, integró la presidencia del Consejo Mundial de la Paz, fue secretaria general de la Organización de Solidaridad con los Pueblos de Asia, África y América Latina (OSPAAAL) y embajadora de Cuba en Vietnam y en Camboya. Asimismo, recibió los títulos de "Heroína del Trabajo" y "Heroína de la República de Cuba".

Considerada un símbolo de valentía por el gobierno cubano, Hernández hacía pocas apariciones públicas en los últimos años. Según su voluntad, sus restos serán cremados y "sus cenizas custodiadas transitoriamente en el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias hasta que sean trasladadas al cementerio de Santa Ifigenia (en Santiago de Cuba) para ser depositadas junto a los restos de sus compañeros asaltantes del Moncada", dijo Granma.