Se multiplican en Francia los llamados contra Le Pen

A cinco días de la segunda vuelta, las presidenciales movilizan a políticos, artistas, empresarios y prensa que temen que el abstencionismo ayude a la ultraderecha.
El social liberal Emmanuel Macron es el favorito según las encuestas.
El social liberal Emmanuel Macron es el favorito según las encuestas. (Benoit Tessier/Reuters)

Los llamados a derrotar a la extrema derecha en las urnas se multiplican en Francia a cinco días de la segunda vuelta de unas elecciones cruciales, ante temores de altos niveles de abstención que podrían favorecer a Marine Le Pen y su Frente Nacional (FN), de ultradercha y antieuropeísta.

Empresarios, artistas, investigadores, científicos y medios de prensa siguen respaldando a su rival, el centrista proeuropeo y social liberal Emmanuel Macron, de 38 años y su joven movimiento ¡En marcha!

Según las encuestas, que vaticinan todas la victoria de Macron, la abstención el domingo 7 podría alcanzar 30% del electorado, una cifra muy superior a la de anteriores presidenciales.

Mientras, más de 60% de los militantes de Francia Insumisa, la plataforma del izquierdista Jean-Luc Mélenchon, votarán en blanco o se abstendrán, según un sondeo interno. Entre los 243 mil votantes, 36% escogió votar en blanco o nulo y 29% la abstención, mientras que 35% votará por Macron.

Mélenchon, eliminado en la primera ronda el 23 de abril (quedó en cuarto lugar con 19.58% de votos), se pronunció contra Le Pen, pero se ha negado a apoyar a Macron, un ex banquero  maestro en filosofía.

Le Pen y Macron se enfrentarán hoy en un debate televisivo que podría ser decisivo.

En Francia, el mundo de la cultura también ha tomado posición. Los cineastas Mathieu Kassovitz y Luc Besson, director del célebre festival de Avignon, Olivier Py, el Nobel de Literatura Jean-Marie Le Clézio, pero también cantantes, cómicos y dibujantes llamaron a los electores a derrotar a la ultraderecha. También lo hizo el mundo del deporte con el ícono del fútbol francés a la cabeza, Zinédine Zidane, quien llamó a “evitar al máximo” al Frente de Le Pen.

En la prensa, el diario católico La Croix también respaldó como otros medios a Macron, que de triunfar sería el presidente más joven de la historia de Francia.

También entre los empresarios, el director del grupo aeronáutico Airbus, Tom Enders, dio su “apoyo pleno” al ex ministro de Economía del socialista Hollande.

Pero según advirtió el diario económico Les Echos, tras la victoria de Donald Trump en Estados Unidos y del brexit en el Reino Unido, estos exhortos “podrían ser un arma de doble filo”, al evocar los llamados del mundo de la cultura a favor de la demócrata Hillary Clinton que exacerbaron según Les Echos el sentimiento de rechazo de las clases populares.

Le Pen se presenta como la candidata del pueblo “patriota” contra el “sistema”, las “élites” y la “oligarquía” y desde la primera vuelta, cuando logró 21.3% de votos por debajo de Macron (24%), busca seducir a los abstencionistas y los indecisos.

Una parte de los votantes del conservador François Fillon (20.01%) no quieren ni escuchar hablar de Macron, a quien ven como el heredero de Hollande. Así el lunes, en un multitudinario mitin, Le Pen plagió al menos cuatro pasajes de un discurso pronunciado 15 días antes por el conservador. “No es plagio”, es “un guiño” a los electores de Fillon, respondió el titular del FN, Nicolas Bay. “Compartimos con los electores de Fillon (...) la misma visión de Francia y del papel que debe tener en el mundo”, dijo Le Pen. Anoche, también  prometió que en caso de ganar destinaría 0.7% del PIB, es decir “unos 15 mil millones de euros”, a la “cooperación con África”, y rechazó por “falsas” las acusaciones de racismo y xenofobia de parte del grueso de la clase política.