Una mujer gobernará París tras los comicios municipales

La socialista Anne Hidalgo, de 54 años, favorita en las encuestas y con doce años de experiencia con el alcalde saliente, Bertrand Delanoe, se enfrenta a Nathalie Kosciusko-Morizet, de 40, ex ...
La candidata de los socialistas franceses a la alcaldía de París, Anne Hidalgo (i) y su rival, la derechista Nathalie Kosciusko-Morizet (d)
La candidata de los socialistas franceses a la alcaldía de París, Anne Hidalgo (i) y su rival, la derechista Nathalie Kosciusko-Morizet (d) (AFP)

París

Por primera vez en la historia, una mujer quedará al frente de la alcaldía de París a fin de mes, tras las elecciones que enfrentan en inédito duelo a una ambiciosa ex ministra de derecha y una militante de izquierda favorita en las encuestas. La ex ministra de ecología del ex presidente Nicolas Sarkozy, Nathalie Kosciusko-Morizet, de 40 años, se autodefine como una mujer "implacable". Actualmente diputada, esta pelirroja representa en la contienda a la UMP, principal partido de oposición de derecha, pero no logró evitar las disidencias.

Carente de experiencia ministerial y tras pasar doce años a la sombra del alcalde socialista saliente Bertrand Delanoe, Anne Hidalgo, de 54 años, considerada seria pero de poco brillo, ha redoblado esfuerzos para distinguirse de la política del gobierno de izquierda penalizado por una alta impopularidad. Según una encuesta publicada la semana pasada, Hidalgo encabezaría la primera vuelta del 23 de marzo y ganaría con 52.5% de los sufragios la segunda, el 30 de marzo. Su equipo teme sin embargo una fuerte abstención, considerada como su "principal adversario".

Codiciada por su peso en la vida política nacional y por su prestigio en el exterior, la alcaldía de París es objeto de una campaña encarnizada entre las dos candidatas, en un clima enrarecido por la multiplicación de escándalos que implican a la derecha pero que también salpican a la izquierda. El duelo entre la candidata de derecha, apodada "NKM", diplomada de la prestigiosa Escuela politécnica que forma a la élite francesa, y Anne Hidalgo, oriunda de una familia de inmigrantes españoles y ex inspectora laboral, se desarrolló sobre todo a través de pequeñas frases asesinas, intercambiadas acerca de la imagen de cada una y no tanto sobre el futuro de la capital de 2.2 millones de habitantes

La prensa se hizo eco en enero de los comentarios del equipo de Kosciusko-Morizet, que calificó la elección de "batalla entre la estrella y la portera". Anne Hidalgo, que obtuvo la nacionalidad francesa a los 14 años e invoca a menudo su trayectoria de integración republicana, fustigó en esas palabras la venganza de una "casta". Kosciusko-Morizet, cuyos antepasados son polacos, no oculta ambiciones de cara a las primarias de 2016 previas a las elecciones presidenciales del año siguiente.

Pero cuando sus adversarios la acusan de utilizar a la alcaldía como un mero peldaño hacia la ambición presidencial ella afirma que su "única obsesión" es París. La municipalidad capitalina, que permitió a un ex alcalde, Jacques Chirac, acceder a la primera magistratura en 1995, es considerada desde entonces como un poderoso trampolín político. "NKM", como la llaman los franceses por sus iniciales, fue objeto durante la campaña de comentarios irónicos por haber descrito al metro de París como un "lugar encantador" donde se pueden vivir "momentos de gracia".

Los caricaturistas la representaron posteriormente en un palanquín como los utilizados por los aristócratas en el siglo XVIII y al mismo tiempo buscando parecer popular. Ex consejera en el gobierno del socialista Lionel Jospin, entre 1997 y 2002, Anne Hidalgo apuesta a su campaña en el terreno para convencer a sus electores. Las encuestas la dan sistemáticamente favorita. En cuanto a los programas, las dos candidatas libran una batalla de números para que París siga siendo la "ciudad más bella del mundo".

Anne Hidalgo, también respaldada por el Partido Comunista, presentó un programa de inversiones de 8,500 millones de euros. Menciona entre sus prioridades un mejor acceso al alojamiento, transportes más confortables y la importancia de la naturaleza en medio urbano. "NKM" anunció por su parte su voluntad de reducir la cantidad de empleados públicos en París para ahorrar 225 millones de euros de aquí a 2020. También quiere que el centro de la ciudad sea exclusivamente peatonal y reforzar la política de seguridad.

En un debate televisado a fines de enero, las dos adversarias se enfrentaron sin piedad sobre temas sensibles como la seguridad, la vivienda, los transportes y la fiscalidad. La contaminación en París también se trasladó a la arena política en los últimos días. Otros cuatro candidatos están en liza: un representante ecologista, la secretaria nacional del Partido de izquierda, un abogado del Frente nacional (extrema derecha) y un disidente del equipo de "NKM".