Sube a 11 la cifra de muertos por tifón en Filipinas

El primer tifón de la temporada de lluvias, con vientos de hasta 200 kilómetros por hora, dejó 11 muertos, ha destruido viviendas y obligó a evacuar a miles de personas en Filipinas.

El primer tifón de la temporada de lluvias en Filipinas dejó al menos 11 muertos, obligó a evacuar a miles de personas en todo el país y paralizó la capital, Manila.

"Creí que iba a morir. Fui a buscar gasolina por si teníamos que evacuar pero fue un error", explicó Pedro Rojas, de 35 años.

"Mi triciclo volcó dos veces cuando pasé por la cortina de agua. Fue como chocar contra un muro", recordó este conductor de triciclo que se hizo un corte en la cabeza y estaba siendo atendido en el ayuntamiento de una localidad cerca de Manila.

Los vientos de hasta 200 kilómetros por hora han arrancado techos y árboles y han dejado hasta ahora 11 muertos en el norte del país, indicaron las autoridades.

El tifón Rammasun, que en tailandés quiere decir "Dios del Trueno", entró el martes por la noche por el océano Pacífico con vientos de 250 kilómetros y sacudió los pequeños pueblos pesqueros del este de Filipinas. Luego perdió fuerza y cruzó por la isla principal del archipiélago, Luzón.

Aunque el corazón del tifón no pasó por Manila, una ciudad de 12 millones de habitantes, la capital seguía paralizada, con muchas zonas sin electricidad, entre ellas el barrio de negocios Makati.

Los vientos también han arrasado barrios de chabolas frente a la bahía de Manila donde viven miles de personas en condiciones precarias.

"Huimos de nuestra casa antes del amanecer, cuando el agua empezó a subir hasta los tobillos. Estaba muy asustada", explicó Dayang Bansuan, una mujer que se refugió en una escuela convertida en centro de rescate.

En total, cerca de 350 mil personas en todo el país han tenido que dejar sus casas y acudir a centros de socorro, según el gobierno.

Cada año unas 20 tormentas llegan a Filipinas, un archipiélago del sureste asiático que suele ser el primer punto de entrada de las tempestades que se forman en las aguas calientes del Pacífico.