Un mexicano murió por las inundaciones en Texas

Al menos 21 personas han muerto en Texas por las inundaciones, entre éstas José Álvaro Arteaga Pichardo, originario de San Miguel de Allende, quien fue arrastrado por la corriente del Río Blanco.
La cifra de muertos se elevó a 11 tras las tormentas en Oklahoma y Texas.
El caudal de los ríos en Texas ha crecido a niveles históricos por las intensas lluvias. (Reuters)

Dallas

Al menos 21 personas, entre ellas un mexicano, han muerto a causa de las lluvias e inundaciones de los últimos días en Texas, que también provocaron la evacuación de unos mil residentes de 300 viviendas que están en peligro.

El inmigrante mexicano fue identificado como José Álvaro Arteaga Pichardo, de 29 años, luego de haber sido encontrado el miércoles a la orilla del Río Blanco, a unos 60 metros de la camioneta que conducía la noche del 23 de mayo, cuando lo arrastró una corriente de agua.

Esa noche, la corriente del río se triplicó en cuestión de una hora, formando una pared de agua que arrancó árboles y destruyó o dañó unas 400 viviendas en la comunidad de Wimberley.

La crecida del Río Blanco provocó la muerte de siete personas, incluyendo la de Arteaga Pichardo, y cinco más están desaparecidas.

Arteaga Pichardo era originario de San Miguel Allende, Guanajuato, informó su prima Carolina Arteaga.

Dijo que durante los últimos 10 años, José Álvaro cruzaba la frontera para trabajar por temporadas en Estados Unidos. El mexicano trabajaba en una compañía de colocación de pisos y azulejos en el área de Wimberley.

Diana Arteaga, su cuñada, informó que la familia está concluyendo los trámites, con la ayuda del Consulado de México en Austin, para trasladar el cuerpo de José Álvaro y sepultarlo en San Miguel Allende, donde viven su madre, sus dos hermanas, su novia y su hijo de 21 meses de edad.

En la página en internet gofundme.com, la familia de Arteaga Pichardo recauda fondos para cubrir los costos funerarios. La meta era reunir cinco mil dólares, pero las aportaciones en la página sumaban este viernes ya nueve mil 405 dólares.

Autoridades de Texas continúan monitoreando los niveles de los ríos en la entidad, muchos de los cuales están a su máxima capacidad y amenazan con desbordarse al continuar las lluvias en algunas zonas.

En la comunidad de Wharton, a unos 100 kilómetros al suroeste de Houston, el Río Colorado obligó el jueves a evacuar a unas mil personas residentes de unas 300 viviendas que están en riesgo.

Al oeste del área metropolitana de Dallas y Fort Worth, el Río Brazos amenaza con desbordarse e inundar áreas del sur del condado de Parker y en Houston, también el Río San Jacinto podría salirse de su cauce e inundar suburbios del este de la ciudad.