Suman mil 109 los muertos en Gaza

Otra sangrienta jornada entre el grupo radical Hamás y el ejército israelí causa el deceso de 20 palestinos, entre ellos 8 niños, y cinco soldados.

Gaza, Cisjordania

El ejército de Israel y el movimiento islamista radical Hamás reanudaron ayer sus combates, con al menos 25 muertos, entre ellos ocho niños en un campo de refugiados de Gaza y cinco soldados israelíes, lo que hizo añicos las esperanzas de un cese el fuego al concluir el mes sagrado musulmán del Ramadán, en un conflicto que no ha cedido a inguna presión diplomática.

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu pidió a los israelíes que se preparen a una campaña militar "prolongada", antes de bombardeos que costaron la vida a diez palestinos, entre ellos ochos niños, durante las celebraciones de la fiesta musulmana del Eid el Fitr.

Otras 46 personas fueron heridas en el mismo ataque al paupérrimo campo de refugiados palestinos de Shati, en la Franja de Gaza.

Fuentes médicas palestinas y testigos dijeron que "un F16 lanzó cinco cohetes hacia una calle en el campo de Shati donde había niños jugando, matando a algunos de ellos e hiriendo a muchos más".

En el hospital de Shifa, un corresponsal de la agencia AFP vio los cuerpos de al menos siete niños y a muchos otros, ensangrentados, transportados en camillas hasta la morgue.

A su vez, el ejército israelí reportó la muerte de cinco soldados en combates dentro o cerca de la costera Franja de Gaza, entre Israel y el Mediterráneo, cuatro de ellos abatidos por un tiro de mortero en la región de Eshkol.

La explosión en el campo de refugiados y la muerte de otros diez palestinos en ataques posteriores elevan a al menos mil 109 la cifra de palestinos asesinados —en su mayoría civiles, según la ONU— desde el inicio el 8 de julio de la operación israelí Marco protector que busca poner fin al disparo de cohetes desde Gaza.

Israel sufrió por su lado la pérdida de 48 soldados y tres civiles en estas tres semanas.

Tras el ataque que le costó la vida a cinco de sus militares, Israel urgió a miles de habitantes de las cercanías de Ciudad de Gaza a evacuar sus hogares.

Presión sin resultados

El presidente palestino, Mahmud Abas, que gobierna Cisjordania (que según sancionó la ONU en 2012 integra, con Gaza, el Estado Palestino ocupado) se disponía a viajar a Egipto con representantes de su movimiento Fatah, de Hamás y del grupo también radical de Gaza, Yihad Islámico, para discutir un alto el fuego.

El secretario de Estado de EU, John Kerry, dijo ayer que los esfuerzos internacionales para una tregua deben llevar al desarme de Hamás, como exige el gobierno de Netanyahu, quien aboga por la "desmilitarización" de Gaza.

Israel lanzó su operación para destruir los "túneles ofensivos", unos subterráneos cavados por Hamás en Gaza para introducir armas y alimentos y atacar a Israel, que desde 2007 bloquea por aire, mar y tierra la franja de 362 km2 donde viven hacinados 1.8 millones de palestinos.

"Masacre": Rousseff

-La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff condenó ayer "la acción desproporcionada" de Israel contra la Franja de Gaza y dijo que "es una masacre".

-"Es una cuestión humanitaria. No se puede (realizar una acción así) en una franja tan pequeña, con personas que están en una situación de mucha inseguridad, muy amenazadas, con muchos niños y muchas mujeres", añadió.

-A su vez, la ONU insistió en que su escuela, atacada el 25 de julio, en Beit Janún estaba "llena de gente" y no vacía, como afirma Israel. Ahí hubo 17 muertos, de ellos, tres miembros de la ONU.