Seis muertos en saqueo y quema de alcaldía en Bolivia

La sede municipal de El Alto, ciudad vecina a La Paz y gobernada por la oposición, fue asaltada por una marcha de vecinos que reclamaba por obras educativas y quemaron papeles y muebles.
Rescatistas prestan los primeros auxilios a víctimas del incendio provocado por manifestantes hoy en El Alto
Rescatistas prestan los primeros auxilios a víctimas del incendio provocado por manifestantes hoy en El Alto (EFE)

La Paz

Seis personas murieron hoy en Bolivia durante un saqueo y posterior incendio de la sede municipal de El Alto, ciudad vecina a La Paz y la segunda más poblada del país andino, y gobernada por la oposición, informó el jefe de un hospital local.

El director del Hospital Boliviano Holandés, Gonzalo Fernández Zapata, dijo que seis personas murieron en la sede municipal, cuatro de las cuales ya fueron identificadas, mientras que la administradora del nosocomio, Polonia Pinto, precisó que fallecieron por inhalación de humo.

"Tenemos a tres personas fallecidas del sexo masculino y tres del sexo femenino, todo por intoxicación de monóxido de carbono, que no han podido salir" del local que se estaba incendiando, indicó la administradora a la radio privada Erbol.

En una rueda de prensa, el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz, Freddy Valle, y el jefe del hospital Boliviano Holandés, Gonzalo Fernández, confirmaron que ese centro médico ha recibido los cuerpos de seis personas, tres varones y tres mujeres, que murieron por asfixia.

Uno de los muertos era el abogado del municipio alteño y dos de las mujeres fallecidas no han sido identificadas por el momento, mientras que diez de las personas que resultaron heridas durante el suceso reciben atención médica en ese mismo hospital. También llegaron heridos al hospital Corea, según medios locales.

Los incidentes comenzaron durante una marcha de vecinos que llegó hasta las oficinas del municipio para reclamar por obras educativas. Los manifestantes violentaron las puertas del municipio y luego quemaron papeles y muebles en la calle. Las llamas avanzaron lentamente en el interior de las oficinas, ubicadas en un edificio de tres pisos, hasta inundar de humo varios ambientes.

Los funcionarios que estaban dentro de la Alcaldía tuvieron que romper vidrios para evitar la asfixia e incluso algunos escaparon por las ventanas. Una funcionaria del municipio relató a Efe que los manifestantes comenzaron a quemar documentos de una oficina jurídica que estaba en la planta baja y después subieron al tercer piso a hacer lo mismo con la documentación financiera de la Alcaldía.

Dijo que ella y su bebé, al que llevó a su oficina porque tiene pocos meses de vida, y otros funcionarios huyeron del tercer piso saliendo por las ventanas a los techos colindantes de donde después fueron bajados a tierra por la grúa de una empresa.

El canal privado de televisión ATB mostró imágenes de funcionarios del municipio que subieron hasta la terraza del edificio, donde pedían ayuda, mientras otros cruzaban por los techos a casas vecinas. El temor también hizo presa de los transeúntes, pues la quema de papeles en la calle se producía muy cerca de una estación de combustible.

El comandante nacional de la Policía, general Edgar Téllez, declaró a la radio Panamericana que los manifestantes impidieron la llegada pronta de los bomberos y que los agentes tuvieron que dispersar la protesta con gases lacrimógenos para lograr acceder.

La alcaldesa, Soledad Chapetón, del opositor Unidad Nacional (UN), aseguró que ex funcionarios, investigados por hechos de corrupción, promovieron el ataque, en un incidente que ocurre días antes de un referendo para aprobar una reforma constitucional para habilitar al presidente Evo Morales a ser candidato para un nuevo mandato de cinco años (2020-2025).

"Han ingresado a la unidad del sumariante (investigador), a quemar las carpetas de procesos contra ex funcionarios del MAS (Movimiento al Socialismo, oficialismo) de la anterior gestión", afirmó la alcaldesa Chapetón, en referencia a procesos que su gestión sigue a colaboradores de su antecesor, Edgar Patana, del MAS, sobre quienes pesan denuncias de corrupción.

Tras la versión de la jefa municipal, el viceministro de Interior, Marcelo Elío, aseguró que se trató de "un autoatentado" mediante "infiltrados" en la marcha y afirmó que legisladores de UN, del empresario y ex candidato presidencial Samuel Doria Medina, estuvieron incitando los desmanes.

Elío también acusó a la alcaldesa Chapetón de ordenar "que a los marchistas les echen agua hirviendo desde las ventanas de la Alcaldía" para evacuar a la gente atrapada en el edificio y de haber permitido "que sus empleados continúen adentro sabiendo que había este peligro". Medios locales difundieron la fotografía de un ex candidato a concejal por el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) entre los manifestantes.

Con alrededor de 850 mil habitantes, El Alto es la segunda ciudad más poblada de Bolivia y fue hasta las elecciones municipales de 2015 uno de los bastiones políticos del presidente Evo Morales. En esos comicios, el MAS perdió la Alcaldía alteña ante Chapetón, de la fuerza opositora Unidad Nacional (UN).