Al menos dos muertos durante las protestas de los islamistas en Egipto

Los Hermanos Musulmanes denunciaron la muerte de uno de sus seguidores en el barrio cairota de Ciudad Naser, por disparos de la policía.

El Cairo

Al menos dos personas murieron en los disturbios desatados durante las protestas convocadas hoy en Egipto por los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi, según fuentes oficiales y de los islamistas.

El director del servicio de ambulancias de Egipto, Ahmed al Ansari, aseguró a la agencia estatal Mena que uno de los fallecidos se registró en enfrentamientos en la localidad de Faqus, en la provincia de Al Sharquiya, al noroeste de El Cairo.

Otras siete personas resultaron heridas en un suceso similar en la ciudad costera de Damiata, en el norte del país, y se encuentran actualmente ingresados en el hospital de esa ciudad, agregó.

Por su parte, los Hermanos Musulmanes denunciaron la muerte de uno de sus seguidores en el barrio cairota de Ciudad Naser, confirmado por el diario Al Ahram. El joven, identificado como Bilal Ali Gaber, de 18 años, pereció de un disparo en el pecho efectuado por la policía, según los islamistas.

La versión en inglés de Al Ahram apuntó a que las fuerzas de seguridad intentaron evitar que los partidarios de Mursi levantaran una nueva acampada en la plaza cercana de Rabea al Adauiya. Partidarios y detractores del depuesto presidente se enfrentaron también en la ciudad mediterránea de Alejandría, a pedradas y con pistolas de perdigones.

La policía intervino lanzando gases lacrimógenos para dispersar a las masas y detuvo a un número indeterminado de simpatizantes de los Hermanos Musulmanes. Los islamistas se manifestaron hoy para condenar la represión policial de las últimas protestas, que hace cinco días se saldó con 57 muertos y 390 heridos.

Tras más de un mes de protestas minoritarias, el pasado viernes se registraron disturbios en El Cairo y otras ciudades, y el domingo la violencia se desbordó en la capital, en el incidente más grave desde agosto.

Esta semana las autoridades asestaron un nuevo golpe a los Hermanos Musulmanes, al ordenar su disolución como organización no gubernamental y fijar el juicio de Mursi y de otros dirigentes de la cofradía para el próximo 4 de noviembre.