Más de 30 muertos en una ola de atentados en Irak

El ataque más sangriento se produjo en el centro de Kirkuk, al estallar dos coches bomba causando ocho muertos y nueve heridos.
Un hombre mira un minibus destruido en un atentado con coche bomba en la ciudad de Kirkuk
Un hombre mira un minibus destruido en un atentado con coche bomba en la ciudad de Kirkuk (AFP)

Bagdad

Una ola de atentados y ataques dejó hoy en Irak al menos 32 muertos y más de un centenar de heridos, informaron fuentes médicas y de seguridad. La violencia se ha cobrado más de cuatro mil vidas desde principios del año, un nivel similar al registrado en 2008, cuando Irak salía apenas de un sangriento conflicto confesional tras la invasión estadunidense de 2003.

El ataque más sangriento se produjo en el centro de Kirkuk, en el norteño Kurdistán iraquí, donde dos coches bombas estallaron causando ocho muertos y nueve heridos, según fuentes médicas. Otras cuatro personas murieron al explotar un coche bomba en el norte de Bagdad, en una zona mayoritariamente sunita. Los demás ataques o atentados se produjeron en otros puntos del país.

Asimismo, un jefe de las milicias sunitas progubernamentales Consejos de Salvación y cuatro combatientes murieron en un atentado perpetrado por un suicida en la provincia de Al Anbar, al oeste de Bagdad, informó hoy a Efe una fuente de seguridad iraquí. El cabecilla fue identificado como el jeque Mohamed Jamis Aburisha, que dirige la citada milicia suní en la ciudad de Ramadi, capital de Al Anbar, donde combate junto al ejército a los yihadistas del Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL).

Aburisha y las otras cuatro víctimas se encontraban inspeccionando anoche puestos de control de la ciudad cuando el suicida activó los explosivos que llevaba adosados al cuerpo. El atentado causó heridas también a siete milicianos y desencadenó enfrentamientos entre los combatientes sunitas y los agresores, aunque se desconoce si hay bajas, según la fuente.

El cabecilla fallecido es primo del máximo jefe de los Consejos de Salvación en Al Anbar, Ahmed Aburisha, y ha ayudado al Ejército iraquí en los enfrentamientos que desde enero pasado libra contra los miembros del EIIL. Además de los combates, el ejército bombardea supuestos feudos de los yihadistas en Faluya, la segunda ciudad de Al Anbar, donde en los últimos días han muerto decenas de personas.

Las autoridades imputan los actos de violencia que afectan al conjunto del país a factores exteriores, entre ellos la guerra en la vecina Siria. Pero diplomáticos y expertos afirman que estos actos están sobre todo alimentados por el descontento de la minoría sunita, que se considera marginalizada y maltratada por las autoridades.