Al menos 84 muertos en un incendio en un templo de la India

Una explosión de material pirotécnico causada por una chispa desencadenó la tragedia en el templo Puttingal, en el estado sureño indio de Kerala, causando además 350 heridos.
Ciudadanos indios llevan a un herido en el incendio del templo Puttingal Devi en Paravur, en el estado indio de Kerala
Ciudadanos indios llevan a un herido en el incendio del templo Puttingal Devi en Paravur, en el estado indio de Kerala (AFP)

Nueva Delhi

Al menos 84 personas han muerto y 350 han resultado heridas hoy en un incendio en el templo Puttingal, en la localidad de Paravur, en el estado sureño indio de Kerala, debido a una explosión de material pirotécnico.

El director general de Policía de Kerala, Senkumar, indicó al diario The Indian Express que el balance hasta ahora es de 84 muertos. El primer ministro indio, Narenda Modi, ha ordenado agilizar las evacuaciones en helicópteros.

De acuerdo con medios locales, el fuego comenzó hacía las 3:30, hora local (22:00 hora GMT del sábado) debido a una chispa que cayó sobre un edificio en el que se almacenaban los fuegos artificiales, algunos de ellos muy potentes. Testigos citados por la agencia IANS indicaron que las llamas provocaron una enorme explosión.

En el momento del incendio una cantidad indeterminada de entre diez y quince mil personas asistía a la celebración y al espectáculo de fuegos artificiales. Los heridos han sido llevados a diez hospitales de la zona y según indico al canal NDTV el ministro de Interior de Kerala, Ramesh Chennithala, se han tomado "todas las medidas" en Ernakulam y Thiruvananthapuram, capital del estado, para garantizar su atención.

Kerala tiene en vigor una prohibición de utilización de material pirotécnico por distritos pero las autoridades expiden permisos puntuales para su uso en celebraciones específicas.

"Alrededor de 350 personas están heridas", según los últimos datos del Ministerio del Interior del país asiático ofrecidos por el Gobierno indio a través de Twitter, tras el incendio en el templo Puttingal de la ciudad de Kollam, en el estado de Kerala.

El primer ministro indio, Narendra Modi, pidió al jefe de Gobierno de Kerala, Oommen Chandy, "el inmediato traslado vía helicóptero" de los heridos en estado crítico.

El dirigente indio expresó sus condolencias a las familias de los fallecidos en este suceso "desgarrador y estremecedor" y anunció que acudirá a Kerala "para evaluar la situación" sobre el terreno. Según el canal de televisión India TV, las Fuerzas Aéreas de la India han enviado cuatro helicópteros Mi-17 y ALH desde el vecino estado de Tamil Nadu.

Los heridos son llevados a diez hospitales de la zona y según indicó al canal NDTV el ministro de Interior de Kerala, Ramesh Chennithala, se han tomado "todas las medidas" en Ernakulam y Thiruvananthapuram, capital del estado, para garantizar su atención.

Efectivos de equipos de rescate, bomberos y Policía trabajan en el lugar del suceso, de acuerdo con el Gobierno indio. El incendio es el peor en los últimos diez años en la India, tras el que dejó 91 muertos en una escuela de Tamil Nadu en 2004, la mayoría niños.

Ese año murieron 55 personas en un incendio declarado en una boda en el mismo estado, mientras que en 2006 hubo 52 muertos en una feria de productos electrónicos en la región de Uttar Pradesh (norte) y en 2011 fallecieron 81 personas al incendiarse un complejo hospitalario en la ciudad de Calcuta (este).

Kerala tiene en vigor una prohibición de utilización de material pirotécnico por distritos pero las autoridades expiden permisos puntuales para su uso en celebraciones específicas.