Al menos 31 muertos y 120 heridos en atentados en Bagdad

Ocho vehículos y tres artefactos estallaron en la capital de Irak, los más mortíferos en los barrios de Al Huseiniya y Al Shafaraniya, en el norte y sureste de la ciudad.
Mujeres iraquíes caminan junto a un carro destruido por una explosión en el distrito de Al Jadida, en Bagdad
Mujeres iraquíes caminan junto a un carro destruido por una explosión en el distrito de Al Jadida, en Bagdad (AFP)

Bagdad

Al menos 31 personas murieron hoy y 120 resultaron heridas en una serie de explosiones de coches bomba y artefactos en varias zonas de Bagdad, algunas de mayoría chiita, informó a Efe una fuente del Ministerio iraquí del Interior. Las explosiones se registraron en mercados y calles comerciales al día siguiente de que 27 personas fallecieran y 125 resultaran heridas en varios atentados contra chiitas en la capital y en el norte de Irak.

Un total de ocho vehículos y tres artefactos estallaron en esta jornada en Bagdad, los más graves en la zona de Al Huseiniya y Al Shafaraniya, en el norte y sureste de la ciudad. En Al Huseiniya, explotó un coche bomba y un artefacto de forma simultánea en un mercado popular, lo que causó cinco muertos y veinte heridos.

Cuatro personas fallecieron y doce sufrieron heridas por estallido de otro vehículo en Al Shafaraniya. Otras zonas afectadas por las explosiones fueron Al Dura, en el sur, y Hai al Ialam, en el suroeste.

Otros ataques registrados hoy en Irak contra las fuerzas de seguridad se saldaron con ocho muertos. Al norte de Bagdad, dos bombas colocadas junto a la carretera mataron a cuatro miembros de las milicias Sahwa, que luchan contra Al Qaeda, e hirieron a otros cuatro.

Otro ataque al sur de la capital mató a otros dos integrantes de los Sahwa e hirió a seis personas, cuatro de ellos combatientes de estas milicias. Los Sahwa, que se unieron a las fuerzas de Estados Unidos a finales de 2006 y ayudaron a disminuir considerablemente la violencia en Irak, a menudo son atacados por militantes sunitas, que los consideran traidores

Al sur de la ciudad de Faluya, situada al oeste de Bagdad, la explosión de una bomba contra una patrulla del ejército seguida de un ataque cometido por hombres armados en un punto de control se saldó con dos soldados muertos y seis heridos.

El terrorismo y la violencia sectaria han aumentado en Irak estos últimos meses, los más mortíferos en cinco años, con ataques frecuentes contra las fuerzas de seguridad y la comunidad chiita.

Ayer, el peor atentado fue cometido en Qobat, una localidad de mayoría chiita situada en la provincia septentrional de Nínive, donde al menos quince personas fallecieron y otras cien resultaron heridas por la explosión de dos coches bomba conducidos por suicidas.