Tres muertos tras disparos de la policía contra trabajadores en huelga en Camboya

Los manifestantes, armados con palos y barras de hierro, se atrincheraron detrás de barricadas en uno de los suburbios industriales de la capital y lanzaron piedras y cócteles molotov contra la ...

Bangkok

Al menos tres personas han muerto hoy en Camboya después de que la Policía disparara contra trabajadores del textil, en huelga para exigir una subida del salario mínimo, en la segunda jornada consecutiva de violencia, informó la prensa local.

"De momento hay tres muertos confirmados, dos heridos y dos personas detenidas por las fuerzas de seguridad", dijo el jefe de la Policía municipal de Phnom Penh, Chuon Narin, al diario "Cambodia Daily".

Los manifestantes, armados con palos y barras de hierro, se atrincheraron detrás de barricadas en uno de los suburbios industriales de la capital y lanzaron piedras y cócteles molotov contra la Policía Militar, que respondió con ráfagas de AK-47.

"No podemos permitir que bloqueen la carretera. Tenemos que disolverlos. No tenemos otra opción", dijo al mismo periódico el comandante de la Policía Militar de Phnom Penh, Roth Srieng.

Los incidentes tienen lugar en el polígono industrial de la avenida de Veng Sreng, en el distrito de Pur Senchey, cerca del lugar donde ayer una unidad de las fuerzas especiales del Ejército disolvió violentamente una protesta de trabajadores.

Un centenar de soldados, armados con porras, cuchillos y rifles, provocaron dos choques violentos y detuvieron al menos quince personas entre líderes sindicales, trabajadores y monjes budistas, lo que generó las críticas de varias ONG.

"El uso de la Unidad de Comando Especial 911 para suprimir a los manifestantes cerca de la fábrica Yak Jin en el distrito Pur Senchey en Phnom Penh no tiene precedentes", señalaron la Liga Camboyana para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos y el Centro de Educación Legal para la Comunidad.

"Y muestra una nueva táctica alarmante para suprimir violentamente las protestas largamente pacíficas", agregaron las organizaciones.

La violencia, que causó varias decenas de heridos y se alargó toda la noche, estalló después de que terminara sin acuerdo una reunión entre el Gobierno camboyano y representantes sindicales sobre un incremento salarial por el que los trabajadores están en huelga desde la semana pasada.