Al menos 44 muertos en combates y ataques en Irak

Las fuerzas de seguridad iraquíes mataron a 25 insurgentes que planeaban atacar una base militar cerca de Bagdad, mientras que seis miembros de una misma familia fueron asesinados en su domicilio ...
Víctimas de ataques terrroristas o familiares se manifiestan en la plaza Firdos de Bagdad en reclamo de una compensación al gobierno
Víctimas de ataques terrroristas o familiares se manifiestan en la plaza Firdos de Bagdad en reclamo de una compensación al gobierno (AFP)

Bagdad

Al menos 19 personas murieron hoy en varios actos de violencia en Irak, donde, por otra parte, las fuerzas de seguridad iraquíes mataron a 25 insurgentes que planeaban atacar una base militar cerca de Bagdad. Las 19 personas murieron en ataques en las provincias de Diyala, Salaheddine, Ninive y Kirkouk, según fuentes médicas y de las fuerzas de seguridad. Entre las víctimas figuran seis miembros de una misma familia, asesinados en su domicilio en Mosul, norte del país.

Los insurgentes murieron en combates con la policía y el ejército al sur de Bagdad y en los alrededores de Ramadi y Faluya (al oeste), indicó el general Saad Maan, portavoz del ministerio del Interior, quien precisó que se trataba de yihadistas del Estado Islámico en Irak y en el Levante (EIIL) que habían intentado ya la semana pasada de atacar estas bases. Insurgentes del EIIL y combatientes de tribus antigubernamentales se apoderaron a principios de enero de varias zonas de Ramadi y de la totalidad de la ciudad vecina de Faluja, a 60 km al oeste de Bagdad. Las fuerzas de seguridad retomaron la mayor parte de Ramadi pero no Faluya.

Otras quince personas murieron hoy en otras regiones del país, según fuentes médicas y de seguridad, entre los cuales seis miembros de una misma familia asesinados en su casa cerca de la ciudad de Mosul (norte). En Tuz Khurmatu, un kamikaze hizo estallar un coche bomba matando a cuatro policías. El descontento de la minoría sunita y el conflicto en Siria alimentan desde hace más de un año un nuevo pico de violencia sin precedente desde 2008, que ha dejado más de 2,400 muertos en ataques casi diarios en 2014, según un recuento de la AFP.

A medida que se acercan las elecciones legislativas previstas el 30 de abril, el primer ministro, Nuri al Maliki, y otros responsables chiítas, tratan de mostrar su firmeza en vez de iniciar el diálogo con los sunitas, como lo recomiendan expertos y diplomáticos.