Al menos 64 muertos en combates en Yemen

Los combates más sangrientos tuvieron lugar en Adén, la principal ciudad del sur del país, con nueve rebeldes y once civiles y combatientes afines al presidente Abd Rabo Mansur Hadi muertos.
Un combatiente hutí camina en el patio de la residencia de un comandante del grupo, destruida en un ataque aéreo en Saná
Un combatiente hutí camina en el patio de la residencia de un comandante del grupo, destruida en un ataque aéreo en Saná (AFP)

Adén

Al menos 64 personas murieron hoy en Yemen, entre ellas varios civiles, en combates entre rebeldes chiitas y sus adversarios en Adén, mientras en la capital Saná una base militar rebelde fue bombardeada, indicaron fuentes médicas y militares.

En Adén, la principal ciudad del sur del país, los enfrentamientos callejeros dejaron nueve rebeldes muertos, según fuentes próximas a los milicianos. También murieron once civiles y combatientes partidarios del presidente en el exilio Abd Rabo Mansur Hadi, indicó a la AFP el responsable de sanidad de Adén, Al Jader Lasuar.

En la región de Lahj, 14 rebeldes y 11 combatientes pro-Hadi, incluido un general, murieron en combates por el control de la carretera costera que une Adén al estratégico estrecho de Bab al Mandeb, según fuentes militares.

Los rebeldes chiitas hutíes tomaron la capital del país en septiembre de 2014 y lanzaron desde allí una ofensiva hacia el sur que obligó al presidente Hadi a huir del país y refugiarse en marzo en Arabia Saudita. El gobierno yemenita en el exilio acusa a Irán de apoyar a esos rebeldes, pero Teherán lo niega.

Los rebeldes y sus aliados -unidades del ejército fieles al ex presidente Alí Abdalá Saleh- ocuparon el lunes la casa particular de Hadi y los consulados de Rusia y Alemania en Adén, reveló un responsable local.

Ataques al aeropuerto de Saná

En Saná, la coalición árabe liderada por Arabia Saudita, que comenzó una campaña aérea el 26 de marzo, bombardeó una base militar de los rebeldes. La coalición árabe lanzó también siete ataques contra el aeropuerto internacional de Saná, uno de los cuales provocó el incendio de un avión de civiles que estaba vacío, informaron a Efe fuentes de esa base aérea.

Los siete bombardeos consecutivos estaban dirigidos contra las principales pistas de aterrizaje del aeropuerto, donde se encontraba un avión de la compañía "Al Saida", una aeronave modelo C-RJ con capacidad para 75 pasajeros.

Las incursiones también destruyeron una estación de combustible dentro del aeropuerto, así como la pista de aterrizaje principal. Una fuente hutí dijo a Efe que el bombardeo se debió a la determinación de un avión iraní de aterrizar en el aeropuerto, a pesar de las advertencias de la coalición.

La misma fuente añadió que no se conoce la carga que llevaba el avión de Irán, acusado en repetidas ocasiones por la alianza árabe y las fuerzas leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi de armar a los hutíes, de confesión chíi. Además, agregó que la coalición lanzó cuatro ataques en el aeropuerto de Al Hudeida, en el oeste del país.

Aviones de combate de la coalición también atacaron posiciones rebeldes en las provincias de Mareb (este de Saná), Hodeida (oeste de Yemen) y Taez (suroeste), indicaron testigos.

En Sarwah (provincia de Mareb) y Taez los rebeldes chiitas se enfrentaron con tribus sunitas y combatientes favorables a Hadi, indicaron fuentes militares. En la región de Sarwah murieron hoy 19 personas, 17 hutíes y dos partidarios de Hadi, según fuentes provinciales, tribales y médicas.

El pasado 21 de abril, la coalición árabe, encabezada por Arabia Saudí, dio por finalizada la operación "Tormenta de Firmeza", que consistió en bombardeos durante casi un mes contra posiciones de los rebeldes hutíes en el Yemen.

Ese mismo día, la alianza anunció una nueva operación bautizada como "Devolución de la Esperanza", que comenzó un día después, y que tiene como objetivo reconstruir el Yemen.

Sin embargo, desde entonces la coalición árabe ha seguido bombardeando ciertas zonas del país donde están presentes los milicianos chiíes, al tiempo que continúan los combates entre los bandos rivales, principalmente en las provincias del sur.