Tres muertos por coches-bomba cerca de dos hoteles de Bagdad

Las explosiones tuvieron lugar poco antes de la medianoche local, cerca de dos de los hoteles más conocidos de la capital de Irak, mientras en el campo de batalla las fuerzas iraquíes avanzan en ...
Un miliciano iraquí dispara contra posiciones del Estado Islámico en el área de Sayed Gharib, cerca de Dujail, 70 kilómetros al norte de Bagdad
Un miliciano iraquí dispara contra posiciones del Estado Islámico en el área de Sayed Gharib, cerca de Dujail, 70 kilómetros al norte de Bagdad (AFP)

Bagdad

Dos coches-bomba explotaron hoy cerca de dos de los hoteles más conocidos de Bagdad y dejaron al menos tres muertos, anunció la policía iraquí. Las explosiones, que se produjeron poco antes de la medianoche local (21:00 hora GMT) y se oyeron en todo el centro de la capital, causaron además al menos trece heridos, según la policía y otra fuente del Ministerio de Interior.

La primera explosión tuvo lugar cerca del hotel Babilonia, un establecimiento elegante y recientemente reformado con vistas al río Tigris. La segunda ocurrió unos minutos más tarde en una zona cercana al hotel Ishtar (el antiguo Sheraton renovado recientemente) y a un club muy popular, en general repleto la noche del jueves.

El hotel Palestina, blanco de numerosos ataques mortales en el transcurso de los años, también se encuentra cerca del lugar de la segunda explosión. La policía indicó que las fuerzas de seguridad encontraron otro coche-bomba en el aparcamiento del Babilonia y la estaban desactivando.

Un toque de queda a partir de medianoche, vigente desde hace varios años, fue suspendido en febrero después de que las fuerzas iraquíes recuperaran zonas alrededor de Bagdad a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) y desmantelaran una red de fabricación de bombas.

Desde entonces, persisten los ataques pero son menos frecuentes que el año pasado. El EI, que sigue enfrentándose a las fuerzas gubernamentales a unos 30 km de la capital iraquí, reivindicó la mayoría de los ataques de envergadura en Bagdad y otros lugares del país.

Avances en Al Anbar y Saladino

Mientras, fuera de Bagdad, las fuerzas iraquíes han logrado avances en las provincias de Al Anbar y Saladino en su lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) por tercer día consecutivo, según dijeron hoy responsables policiales de ambas regiones vecinas.

De acuerdo con el jefe de la Policía de Al Anbar, Hadi Razich, las fuerzas iraquíes han cercado a los combatientes del EI en Ramadi, capital de Al Anbar, por tres frentes: este, sur y oeste. Razich también indicó en un comunicado que las tribus suníes han mostrado su deseo de contribuir en las operaciones de liberación de las localidades de la provincia.

Insistió en que el plan trazado para la liberación de la provincia avanza según lo previsto y que muchos de sus habitantes se han unido como voluntarios a los llamados "Batallones de emergencia". Además, el responsable policial señaló que 1,700 agentes y oficiales de Al Anbar se habían presentado en el cuartel militar de Al Habaina para contribuir en la reconquista de Ramadi.

La fuente agregó que las fuerzas armadas y la milicia chií "Multitud Popular" han impuesto un cerco completo a la ciudad tras liberar las zonas de Al Tash, Hamira y Al Ankur, en el sur de Ramadi, y Hasiba Oriental, en el este, emplazamientos a los que han llegado refuerzos.

En cuanto a Saladino, una fuente de la dirección de las Operaciones de la ciudad de Samarra dijo a Efe que diez efectivos de las fuerzas de seguridad y de las milicias chiíes murieron y 23 resultaron heridos en los combates de las últimas 24 horas en la zona.

Los enfrentamientos se desarrollan en la zona de Al Yazira, al oeste de Samarra y limítrofe con Al Anbar, donde el ejército pretende recuperar el control del yacimiento petrolero de Lain, en el que ha conseguido avances. En estos choques fallecieron al menos 15 miembros del EI y decenas sufrieron heridas.

El principal objetivo de la actual ofensiva es recuperar Ramadi, arrebatada al Ejército por los yihadistas el pasado 17 de mayo en una operación relámpago que forzó la huida precipitada de los soldados iraquíes.

La caída de Ramadi supuso un duro revés para el Gobierno de Bagdad, que le tomó por sorpresa mientras se concentraba en los preparativos para liberar Al Anbar como paso previo a la reconquista de Mosul, principal feudo del EI en Irak.

"Número dos" de Sadam, ¿vivo o muerto?

De otra parte, el Ministerio iraquí de Sanidad dijo hoy que no dispone de muestras para confirmar si el ADN del que fue "número dos" del dictador Sadam Husein, Ezat Ibrahim al Duri, coincide con el de un hombre muerto en una operación de seguridad en abril pasado.

La ministra Adila Hamud explicó en rueda de prensa que el cuerpo muestra rasgos similares a Al Duri, pero que las autoridades no cuentan con muestras de sus familiares o de antiguos análisis que se hubiera hecho el mismo vicepresidente de Sadam para verificar su identidad.

Hamud señaló que desde Estados Unidos tampoco les han suministrado información o muestras de ningún dirigente del régimen de Sadam, derrocado en 2003. El pasado 17 de abril, el gobernador de la provincia de Saladino, Raed al Yaburi, y varias fuentes de seguridad informaron que Al Duri falleció, junto a otros nueve hombres armados, en un tiroteo al este de la ciudad de Tikrit.

Al Yaburi explicó que, tras analizar las imágenes de los muertos en esa operación, uno de ellos parece ser Al Duri, y que su cadáver fue enviado a Bagdad para obtener mediante el análisis del ADN la confirmación definitiva de que se trata del "número dos" de Sadam. Sin embargo, la muerte de Al Duri, que llevaba doce años en búsqueda y captura, fue desmentida por el portavoz del disuelto partido Al Baaz.

Al Duri ya fue dado por "muerto o detenido" el 3 de diciembre de 2003, en el marco de una operación lanzada por las fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos en Kirkuk.

Tras la captura de Sadam, el 13 de diciembre de 2003, se convirtió en el hombre más buscado por los tropas de EU, que concluida la contienda distribuyeron una baraja con los nombres de los más fieles seguidores del depuesto régimen en la que Al Duri era el "rey de tréboles". Washington ofreció diez millones de dólares de recompensa a quien aportara informaciones que llevaran a su detención o muerte.

Al Duri, nacido en 1942 en la localidad de Al Dur, cerca de Tikrit, lideró desde 2003 la resistencia contra las fuerzas ocupantes, denominada el Ejército de los Hombres de la Cofradía Naqsabandiya, que continuó posteriormente su lucha contra las fuerzas iraquíes, a las que acusa de sectarismo.