Dos muertos en choques entre policía egipcia e islamistas

Más de 200 personas fueron detenidas y un general fue asesinado en Egipto, mientras los salafistas llamaban a protestar contra la destitución del presidente islamista Mohamed Mursi hace un año y ...
Varios egipcios, reunidos junto a un herido por disparos en el distrito obrero de Matariya, en El Cairo, durante choques entre islamistas y policías
Varios egipcios, reunidos junto a un herido por disparos en el distrito obrero de Matariya, en El Cairo, durante choques entre islamistas y policías (AFP)

El Cairo

Dos personas murieron hoy en manifestaciones, más de 200 fueron detenidas y un general fue asesinado en Egipto, donde movimientos salafistas llamaban a protestar contra la destitución del presidente islamista Mohamed Mursi hace un año y medio.

Desde que el ex jefe del ejército y actual presidente, Abdel Fatah al Sisi, destituyera a Mursi en julio de 2013, los partidarios del primer presidente egipcio elegido democráticamente son el objetivo de una implacable represión, que se amplió luego a la oposición laica y liberal.

El Frente Salafista, que apoya a Mursi y a su cofradía de los Hermanos Musulmanes, había llamado a manifestar el viernes para "tumbar el poder militar" y "proclamar la identidad islámica de Egipto". Pero la policía dispersó rápidamente estas concentraciones en la capital, donde el ejército se desplegó al igual que en las grandes ciudades del país.

En el barrio pobre de Matariya, en el este de El Cairo, se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y policía, que dejaron dos muertos, según responsables de seguridad y sanitarios. Uno de ellos murió "de un balazo en el pecho", según el portavoz del ministerio de Sanidad, Hosam Abdel Ghafar.

Un amigo de la víctima, bajo anonimato, indicó que se trataba de un islamista que participaba regularmente en manifestaciones antigubernamentales. "La policía disparó arbitrariamente", aseguró este testigo.

El ministerio del Interior aseguró, sin embargo, que la policía había recibido disparos de los manifestantes, y que uno de ellos fue detenido con un fusil de caza. En total, 224 personas fueron detenidas, la mitad de ellas antes del inicio de las manifestaciones, y los artificieros desactivaron diez pequeñas bombas, según el ministerio.

Reivindicación de grupo yihadista

Fuera de la capital, las marchas solo reunieron unas decenas de islamistas, rápidamente dispersadas por las fuerzas del orden. En un barrio del oeste de El Cairo, unos veinte manifestantes se fueron cuando vieron que llegaba la policía.

Los Hermanos Musulmanes, declarados "organización terrorista" en Egipto, habían dado su apoyo a los llamados a manifestar lanzados por los movimientos salafistas e instaron a hacerlo "pacíficamente".

Unas horas antes del inicio de las manifestaciones, un general de brigada murió y dos soldados resultaron heridos por hombres armados, que dispararon contra el grupo que salía de un hotel en un barrio del este de la capital, indicó el ejército. Uno de los soldados murió, indicó posteriormente Abdel Ghafar.

El grupo yihadista Ansar Beit al Maqdis, la rama egipcia del grupo Estado Islámico (EI), reivindicó este ataque, pero aseguró que mataron a los tres hombres y que el oficial tenía el grado de general. El grupo precisó en un comunicado publicado en Twitter haber actuado en solidaridad con los manifestantes.

Desde la destitución de Mursi, los ataques y atentados contra el ejército y la policía se incrementaron, matando a centenares de miembros de las fuerzas del orden, según el gobierno.

Tras la toma del poder por parte del ejército y el derrocamiento de Mursi, más de 1,400 manifestantes islamistas murieron a manos de la policía y del ejército, en su mayoría en El Cairo, y más de quince mil Hermanos Musulmanes o simpatizantes fueron encarcelados.