Al menos 30 muertos en bombardeos sirios al norte de Alepo

Catorce personas murieron en ataques de helicópteros gubernamentales, mientras los sirios kurdos lograron éxitos en Kobane al arrebatar seis edificios al EU e incautarse de grandes cantidades de ...
Sirios llevan sus pertenencias en una central camionera en Alepo, ciudad que antes de la guerra se cruzaba en diez minutos, y hoy en diez horas
Sirios llevan sus pertenencias en una central camionera en Alepo, ciudad que antes de la guerra se cruzaba en diez minutos, y hoy en diez horas (AFP)

Beirut, Kobane

Al menos 30 personas murieron entre ayer y hoy por bombardeos de la aviación del régimen de Bashar al Asad en zonas al norte de la ciudad septentrional siria de Alepo, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Catorce de los fallecidos, entre ellos cinco menores, perdieron la vida esta mañana en ataques de helicópteros gubernamentales, que lanzaron barriles de explosivos contra un área denominada la Tumba del Inglés, entre los pueblos de Hreitan y Kafr Hamra. Los proyectiles impactaron en un minibús y en una ambulancia, indicó la ONG.

Además, al menos 16 personas perecieron anoche y decenas resultaron heridas en un ataque similar en los alrededores de una panadería y un restaurante en la población de Al Bab, uno de los bastiones de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en la periferia nororiental de Alepo. Entre las víctimas mortales en este bombardeo figuran cuatro miembros de la organización radical.

En Kobane, ciudad situada en el norte de Siria junto a la frontera con Turquía, las unidades de defensa kurda frenaron el avance de los yihadistas con ayuda de ataques aéreos estadunidenses.

El Observatorio Sirio de los Derechos humanos señaló que las Unidades de Protección Popular kurdas se hicieron con el control de seis edificios que estaban en manos del EI y se incautaron de grandes cantidades de armas y munición. En los combates murieron trece yihadistas.

Por otro lado, al menos 27 personas murieron en dos ataques de la aviación siria al norte de la ciudad de Alepo. En Al Bab, controlado por el EI, murieron al menos catorce personas cuando los helicópteros del régimen lanzaron bombas barril, que impactaron cerca de una panadería y un restaurante, informó el Observatorio.

Medios opositores señalaron además que hay decenas de heridos. Según la web "Zaman al Wasl" en el bombardeo de Al Bab también perdieron la vida varios combatientes del EI. En otro ataque en Al Kabr al Inglisi, una zona controlada por los rebeldes situada al norte de Alepo, murieron trece personas y al menos 20 resultaron heridas, según la información.

Las bombas barril tienen un poder especialmente destructivo porque pueden dispersarse en un área amplia. La aviación siria las utiliza con regularidad para atacar a sus enemigos y en las últimas semanas reforzó sus ataques con las mismas.

En vista de la escalada de los combates en torno a Alepo, el gobierno turco manifestó hoy su temor a una nueva oleada de refugiados a Turquía. "Un probable avance en Alepo significaría que entre dos y tres millones de personas volverían a venir a territorio turco", dijo el ministro del Exterior, Mevlüt Cavusoglu, citado por la agencia de noticias Anadolu en Ankara.

Sin embargo, no precisó de dónde sacó esa cifra, pues los activistas calculan que en la parte controlada por la oposición en Alepo hay como máximo 300 mil personas. Turquía ha acogido hasta ahora más de 1.5 millones de refugiados sirios, según sus datos. Alepo es una de las ciudades más disputadas en la guerra civil siria, donde los rebeldes moderados están atrapados entre yihadistas del EI y los soldados del régimen.

Mientras tanto, en Bruselas, el enviado de la ONU a Siria, Staffan de Mistura, defendió su propuesta de convencer a los rebeldes y al régimen de aceptar un alto el fuego en Alepo. "Alepo está (...) cerca del colapso. La ciudad ya ha sufrido suficiente", señaló.

De Mistura propuso establecer alto el fuego locales en Siria como base para un proceso de paz sobre el terreno con el objetivo de crear "un laboratorio, una incubadora" de discusiones políticas sobre la forma de avanzar.

Su propuesta contrasta con el plan de Ginebra, respaldado internacionalmente, que pide el establecimiento de un gobierno interino provisional que represente tanto al gobierno como a la oposición.

De Mistura rechazó la idea de que el plan vaya contra los intereses de los rebeldes moderados, que se han mostrado reticentes, ya que acuerdos similares previos fueron vistos en la práctica como rendiciones de los rebeldes. Más de 200 mil personas han muerto desde el inicio del conflicto en el territorio sirio a mediados de marzo de 2011, según la ONU.