Al menos 39 civiles muertos en bombardeos en Raqa, bastión del EI: ONG

El OSDH, con sede en Londres, no pudo afirmar si los ataques fueron del gobierno sirio o de la aviación rusa, pero sí informó que entre las víctimas hay cinco niños, siete mujeres y cinco yihadistas.
Sirios y libaneses muestran pancartas durante una manifestación en Beirut para conmemorar los cinco años del inicio de la rebelión en Siria
Sirios y libaneses muestran pancartas durante una manifestación en Beirut para conmemorar los cinco años del inicio de la rebelión en Siria (AFP)

Beirut

Una serie de bombardeos aéreos mataron por lo menos a 39 civiles y dejaron 60 heridos en Raqa, bastión del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el norte de Siria, indicó una ONG. Entre los fallecidos se encontraban al menos cinco niños y siete mujeres, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en el Reino Unido.

Cinco miembros de las tropas del EI también murieron. Los bombardeos tuvieron lugar un día después de la muerte de 16 civiles en ataques similares en la misma ciudad de Siria, capital de facto del grupo yihadista en el norte del país. "No podemos saber si los ataques fueron del régimen sirio o de la aviación rusa", afirmó el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

"Lo que queda claro es que su objetivo es intentar paralizar al EI e impedir que despliegue refuerzos desde Raqa hasta el área de Palmira", declaró a la AFP. El grupo EI conquistó Palmira, conocida como la "perla del desierto" y declarada patrimonio de la Humanidad, en mayo.

En septiembre, imágenes satelitales confirmaron que el famoso templo de Bel en Palmira fue reducido a escombros por el grupo yihadista, como parte de una campaña para eliminar todos los monumentos, tumbas y estatuas preislámicos, que ellos consideran objetos de idolatría.

En las últimas semanas, tropas sirias con apoyo de la aviación rusa han intensificado la presión para tratar de reconquistar la ciudad. El sábado, al menos 18 combatientes del EI murieron en al menos 70 bombardeos en la zona de Palmira, informó el OSDH. En tierra, las tropas del régimen se enfrentaban contra los yihadistas.

Moscú, aliado de Bashar el Asad contra los yihadistas, anunció el lunes 14 de marzo una retirada parcial de sus fuerzas en Siria, cinco meses después de su entrada militar en el conflicto, aunque advirtió de que continuará bombardeando "objetivos terroristas".

El general Serguei Rudskoi, un alto responsable del Estado Mayor del ejército ruso, afirmó el viernes que aviones militares rusos efectuaban entre 20 y 25 ataques aéreos diarios para apoyar al ejército sirio en la ofensiva destinada a "liberar" la ciudad de Palmira.

"En estos últimos tiempos, las fuerzas armadas y patrióticas del gobierno (sirio), respaldadas por la aviación rusa, llevan a cabo una operación de envergadura para liberar la ciudad de Palmira", dijo a los periodistas en Moscú.

Según el OSDH, cerca de 1,800 civiles sirios, entre ellos más de 400 niños, murieron en los bombardeos rusos desde que Moscú empezó la ofensiva aérea el 30 de septiembre. Moscú niega que sus aviones ataquen civiles u objetivos que no sean yihadistas.

La guerra en Siria, que empezó en marzo de 2011 tras la represión del régimen contra las manifestaciones prodemocracia, se ha convertido en un conflicto complejo donde intervienen actores locales e internacionales.

Hasta ahora han muerto cerca de 270 mil personas y la mitad de la población ha tenido que huir del país. Una tregua, impuesta por Moscú y Washington, entró en vigor el 27 de febrero, pero no incluye a los grupos yihadistas Frente al Nosra y Estado Islámico.

"Ningún progreso" en Ginebra: Gobierno

De otra parte, la semana de negociaciones sobre la paz en Siria que terminó el viernes en Ginebra no cosechó "ningún progreso", estimó el sábado una fuente cercana al régimen, que criticó al enviado de la ONU por presionar a Damasco.

"No vimos ningún progreso durante los cinco últimos días", declaró esta fuente a la AFP. Las conversaciones indirectas entre el régimen y la oposición terminaron el viernes con un llamado del enviado de la ONU, Staffan de Mistura, quien pidió al régimen de Damasco que presente propuestas detalladas para la transición en Siria.

Las negociaciones deben reanudarse el lunes en Ginebra. "De Mistura no tiene derecho a presionar a nadie. Él es el mediador en las discusiones y no tendría que tomar partido respecto a nadie", criticó esta fuente.

El diario progubernamental sirio Al Watan también estimó el sábado que la semana había concluido "sin ningún resultado significativo". La oposición, por su parte, realizó un balance moderado de estos cinco días de conversaciones.

"Para la oposición, ha sido la ocasión de mostrar su unidad y su voluntad de participar de forma eficaz en el proceso de paz", declaró a la AFP Bassma Kodmani, una representante del Alto Comité de las Negociaciones (ACN). "Pero no vemos ninguna voluntad del otro lado para hacer algo parecido. Vemos muchas maniobras. Desde este punto de vista, no soy tan optimista", agregó.

Las negociaciones de Ginebra se centran en las modalidades de la transición política en Siria, para salir de un conflicto que en cinco años ha provocado la muerte de más de 270 mil personas y millones de refugiados.