Al menos 40 muertos en atentados en Libia reivindicados por EI

Los ataques cuya autoría es reclamada por la rama libia del Estado Islámico tuvieron lugar en la ciudad de Al Qoba, en el este del país norteafricano, para vengar a yihadistas caídos esta semana ...
Manifestantes libios reclaman en una protesta en Bengasi el levantamiento del embargo de armas al ejército libio
Manifestantes libios reclaman en una protesta en Bengasi el levantamiento del embargo de armas al ejército libio (AFP)

Bengasi

La rama libia del grupo yihadista Estado Islámico (EI) revindicó los atentados en los que murieron al menos 40 personas y otras 40 resultaron heridas en la ciudad de Al Qoba, en el este de Libia, según nuevos datos del ministerio de Salud.

En un breve comunicado firmado por la rama del EI en Cirenaica (región oriental de Libia), que afirma haber llevado cabo atentados suicidas para "vengar la sangre de nuestros musulmanes en Derna", un bastión de los yihadistas bombardeado esta semana.

Un balance anterior daba cuenta de 31 muertos y 40 heridos en tres explosiones en la comisaría local, en una gasolinera y cerca de la casa del presidente del parlamento libio, Aguila Salah Isa.

La ciudad de Al Qoba se encuentra a unos 30 km de Derna (este), bastión de los yihadistas en Libia. Está controlada por las fuerzas leales al polémico general Jalifa Haftar y al parlamento reconocido por la comunidad internacional.

Los socorristas precisaron que la mayoría de las víctimas se encontraba en la gasolinera, donde decenas de vehículos hacían cola, debido a la escasez de carburante en la ciudad. Añadieron que el presidente del parlamento, con sede en Tobruk, más al este, no estaba en casa en el momento del ataque.

El lunes, Egipto había bombardeado posiciones del EI en Derna, en represalia por la decapitación de 21 cristianos coptos, en su mayoría egipcios, a manos del grupo yihadista.

Libia está sumida en el caos desde la caída en 2011 de Muamar Gadafi y las autoridades no consiguen controlar a las decenas de milicias formadas por antiguos insurgentes que imponen su ley frente a un ejército y a una policía divididos y debilitados.