Al menos 30 muertos y 70 heridos en cinco atentados en Bagdad

Aunque la ofensiva yihadista sunita se detuvo al norte de la capital, los ataques contra los barrios chiitas continúan, mientras 70 extremistas murieron hoy en bombardeos aéreos.
Miembros de las fuerzas especiales de Irak, durante combates contra el Ejército Islámico en el norte del país
Miembros de las fuerzas especiales de Irak, durante combates contra el Ejército Islámico en el norte del país (Reuters)

Bagdad

Al menos 30 personas murieron y otras 70 resultaron hoy heridas como consecuencia de cinco atentados con coches bomba perpetrados en la capital iraquí, indicaron fuentes policiales y médicas. En el atentado más mortífero, dos explosiones simultáneas causaron 16 muertos y 34 heridos en el barrio chiita de Sadr City, en el norte de Bagdad, dijo a la AFP un coronel de la policía.

Otro coche bomba mató a ocho personas y dejó 21 heridos cerca de un mercado en el barrio de Ur, al norte de Sadr City, agregó la fuente. En el distrito de Al Jadida en el este de la capital, al menos cuatro personas murieron y doce resultaron heridas, y en Zafaraniya, al sur de Bagdad, una bomba dejó dos muertos y cuatro heridos.

Los rebeldes sunitas liderados por los yihadistas del Estado Islámico (EI) lanzaron en junio pasado una ofensiva que les permitió ocupar amplias zonas al norte de Bagdad. Aunque la ofensiva se detuvo a menos de cien km de la capital, los actos de violencia continúan, en particular contra los barrios chiitas, con atentados que tienen como blanco tanto a las fuerzas del orden como civiles.

De otra parte, la aviación iraquí, en coordinación con los servicios de la inteligencia militar, lanzó hoy ataques sobre posiciones del Estado Islámico (EI) en los que murieron al menos 70 supuestos extremistas, informaron fuentes oficiales. La televisión estatal iraquí precisó que el bombardeo se produjo cerca del santuario de Sharif al Din, junto a la ciudad de Sinyar, en el norte del país, que fue destruido por completo.

En los bombardeos perdió la vida un destacado yihadista de origen chechén, agregó la cadena. En junio pasado, el EI se hizo con el control de Mosul, la segunda ciudad de Irak, y a partir de entonces continuó con su conquista hacia otras regiones, entre ellas Sinyar, lo que le acerca al último paso fronterizo con Siria que le falta por dominar.

Para evitar su expansión, el primer ministro iraquí, el chiíta Nuri al Maliki, anunció hace dos días que las fuerzas aéreas de Irak apoyarán a los "peshmergas" (fuerzas kurdas) para recuperar los territorios ocupados por los insurgentes sunitas, a pesar de las tensiones con las autoridades kurdas en los últimos meses. Miles de "peshmergas" están desplegados en torno a Sinyar para tratar de recuperar esta zona.

Al hacerse con el control de Sinyar hace dos días, el EI desencadenó una crisis humanitaria que ha sido denunciada por la ONU, ya que los residentes de la ciudad tuvieron que huir a las montañas de los alrededores y permanecen atrapados allí. Se calcula que unos 200 mil civiles se encuentran desplazados, la mayoría de ellos kurdos pertenecientes a la comunidad religiosa yazidí, que han hallado refugio en las montañas cercanas.