Al menos 16 muertos en ataques y enfrentamientos en Irak

Dos pilotos y dos soldados murieron al derribar hombres armados un helicóptero militar en combates en el desierto, a 200 kilómetros al norte de Bagdad.
Un autobús, incendiado tras el estallido de un coche bomba en Kirkuk
Un autobús, incendiado tras el estallido de un coche bomba en Kirkuk (AFP)

Bagdad

Al menos 16 personas murieron hoy, la mayoría de las fuerzas del orden, y decenas resultaron heridas en varios atentados y enfrentamientos ocurridos en Irak, donde hombres armados derribaron un helicóptero militar.

Una fuente del Ministerio del Interior informó a Efe de que al menos siete personas perdieron la vida en la aldea de Al Sukariat, en la provincia septentrional de Salahedín, tres de ellos hombres armados en combates con el ejército. Los otros cuatro muertos son los tripulantes de un helicóptero militar que había enviado refuerzos al lugar y que fue abatido a tiros cuando despegaba para marcharse de la zona.

Los hechos ocurrieron en Baiji, en el desierto, a 200 km al norte de la capital, durante una operación contra los rebeldes, informó un oficial del ejército. Dos pilotos y dos soldados que viajaban a bordo del aparato perdieron la vida, afirmaron las fuentes.

Entretanto en Bagdad, tres explosiones de coches bomba en mercados populares causaron cuatro muertos y una treintena de heridos. Las zonas de Sabaa al Bur (noroeste), Al Shurta al Rabea (suroeste) y el barrio de Al Alam fueron los objetivos de estos atentados, que causaron importantes destrozos en tiendas y coches.

Por otro lado, una persona falleció y tres resultaron heridas en un intento de asesinato de un oficial de las Fuerzas Armadas cerca de Samarra, 120 kilómetros al norte de Bagdad. En la provincia oriental de Diyala un responsable local del pueblo de Al Jilanía murió por disparos de una milicia chiita; y un oficial de la Policía y su conductor fueron asesinados por un grupo armado en la zona de Al Jales.

Además, un integrante de un Consejo de Salvación -milicia sunita progubernamental- pereció acribillado en un puesto de control en el área de Al Sharqat, 110 kilómetros al norte de Tikrit, capital de Salahedín. La violencia ha aumentado en Irak, donde son blanco frecuente de ataques las fuerzas de seguridad y los chiitas.

El mes pasado, 979 personas murieron en actos de violencia, lo que supone un aumento con respecto a agosto, cuando se registraron 804 fallecidos, según la ONU.