Al menos 22 muertos en ataques en Irak

Dos coches bomba hicieron explosión en mercados populares de Bagdad y en el norte del país, entre las víctimas está un candidato kurdo a los comicios legislativos del 30 de abril.

Mosul

Al menos 22 personas murieron hoy y varias decenas resultaron heridas en la explosión de dos coches bomba contra mercados populares en Bagdad y en el norte de Irak, informaron a Efe fuentes policiales. El atentado más mortífero se registró en un mercado del norte de la capital, donde fallecieron doce personas y 35 resultaron heridas. El ministro de Educación, Mohamed Tamim, escapó a un atentado con bomba en la provincia de Kirkuk, en el norte del país. Una bomba estalló cerca de su convoy, sin dejar víctimas, informó el general Mohamed al Duleimi.

Entre los fallecidos está el jeque Salem Yusuf al Kiki, que es el jefe del clan kurdo Al Kika y candidato de la lista de la coalición kurda a los próximos comicios legislativos del 30 de abril. En otro suceso, al menos diez personas perdieron la vida y más de treinta resultaron heridas por la explosión de un coche bomba contra un mercado popular en la localidad de Baibuj, en el norte de Irak. En Baibuj viven principalmente miembros de la minoría Shabak, comunidad que cuenta con unos 30 mil miembros y vive en los confines de la frontera con Turquía.

El ataque se produjo cuando un vehículo estacionado cargado de explosivos estalló en ese pueblo ubicado a veinte kilómetros de la ciudad de Mosul, a 400 kilómetros al norte de Bagdad. Los heridos fueron trasladados a hospitales para recibir asistencia médica, según la fuente, que agregó que la explosión también causó la destrucción de vehículos y comercios cercanos.

Por otra parte, hombres armados tendieron una emboscada a un miembro del Consejo Provincial de Diyala (noreste de Irak), Ahmed Harbi, cerca del pueblo de Sinsel, al noreste de la ciudad de Baquba. En ese ataque perdieron la vida Harbi y dos de sus acompañantes, mientras que los agresores se dieron a la fuga. Asimismo, dos combatientes de la milicia Sahwa (anti al Qaeda) murieron a balazos en el sector de Dhuluiyah, mientras que un policía fue asesinado en Tikrit, más al norte.

Irak afronta un aumento de la violencia confesional y de los atentados terroristas, que causaron el pasado año la muerte de más de 8,860 personas, de las que 7,818 eran civiles, según un recuento de Naciones Unidas. Este año, ya son más de 400 las personas muertas desde principios de abril y más de 2,650 en lo que va de año en ataques terroristas, según un balance de la AFP elaborado con cifras de fuentes médicas y de los servicios de seguridad.

La violencia, alimentada por el conflicto en la vecina Siria y por la sensación de discriminación de la minoría sunita, representa un desafío para las fuerzas de seguridad que preparan las elecciones legislativas del 30 de abril, las primeras desde la retirada estadunidense al final de 2011.