Al menos 60 muertos en ataques en Damasco y Homs

Barrios en control del gobierno de Asad fueron objetivo principal de los ataques rebeldes, mientras se confirma la ejecución de catorce personas por yihadistas y la OPAQ anunció una investigación ...

Damasco, Beirut

Cerca de 60 personas murieron hoy en ataques contra barrios en manos del gobierno sirio en Damasco y Homs, y una investigación internacional se iniciará para comprobar acusaciones contradictorias de recientes ataques con cloro. En Homs, controlada en gran parte por el ejército regular, por lo menos 45 personas murieron y 85 resultaron heridas en un atentado con coche bomba y con un disparo de cohete, anunció el gobernador, Talal al-Barazi.

La violencia estalló en el barrio de Zahra, que tiene mayoría alauita, confesión a la que pertenece Asad, precisó el gobernador a la AFP. El coche bomba causó 36 muertos y 75 heridos, y media hora más tarde, durante la evacuación de las víctimas, un cohete de fabricación artesanal causó nueve muertos y diez heridos, añadió. El Observatorio sirio de derechos humanos (OSDH) registró por su lado 37 civiles muertos, entre ellos mujeres y al menos cinco niños, y unos 80 heridos en Zahra.

En Homs, tercera ciudad de Siria y apodada la "capital de la revolución" a inicios de la revuelta en 2011, los rebeldes solo controlan el centro de la ciudad, hoy en ruinas, y dos barrios periféricos. En Damasco, catorce personas murieron y 86 resultaron heridas por cuatro obuses disparados por "terroristas" contra un instituto de estudios religiosos en la Vieja ciudad, afirmó la agencia oficial Sana. En la terminología oficial, la palabra "terrorista" designa a los opositores y rebeldes que buscan derrocar al régimen.

La OSDH registró 17 muertos y decenas de heridos, entre ellos catorce en estado crítico. Según una fuente de Waqf (bienes religiosos), los obuses alcanzaron el Instituto Badr al-Din al-Hussein, que da enseñanza religiosa a adolescentes sirios y extranjeros. Los rebeldes, implantados en los suburbios de Damasco, lanzan por lo regular obuses contra la capital mientras el ejército regular realiza ataques contra sus posiciones.

Asimismo, al menos catorce personas fueron ejecutadas por el grupo radical Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) en los últimos dos días en las provincias sirias de Al Raqa y de Al Hasaka, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Siete hombres fueron ejecutados a disparos hoy en la rotonda de Al Naim en la ciudad de Al Raqa (norte) por presuntamente haber cometido atentados contra el EIIL en esa zona.

Dos de los cadáveres fueron colgados de un poste en el lugar, indicó la ONG, que cita a activistas locales. Asimismo, otros dos hombres fueron ajusticiados por los radicales en el pueblo de Saluk, en la provincia de Al Raqa, acusados de preparar ataques contra EIIL. Tres ejecuciones similares de supuestos rebeldes pertenecientes a facciones rivales de EIIL fueron llevadas a cabo por los extremistas en la localidad de Tel Abiad, también en Al Raqa.

Dicha provincia es el bastión principal de esa organización islamista radical en la mitad septentrional de Siria. Por otro lado, dos adolescentes de 16 años fueron asesinados a tiros ayer por miembros de EIIL por presuntamente ser militantes de las llamadas Unidades de Protección del Pueblo Kurdo en la población de Al Qahtaniya, en la provincia norteña de Al Hasaka.

En el último año, se han hecho frecuentes los enfrentamientos entre los yihadistas y los milicianos kurdos en el norte del territorio sirio. Estas informaciones no han podido ser comprobadas de forma independiente debido a las restricciones impuestas por el régimen y los rebeldes a los periodistas para trabajar sobre el terreno.

La Organización para la prohibición de las armas químicas (OIAC) anunció hoy que iniciará una investigación para determinar acusaciones de ataques con uso de cloro. "La salida del equipo está prevista en breve", agregó la organización, que supervisa ya el desarme químico de Siria. La OIAC precisó que el gobierno sirio había "aceptado la instalación de esta misión" y se "comprometió a asegurar la seguridad en las zonas bajo su control".

Francia y Estados Unidos acusaron al gobierno sirio de haber utilizado un producto industrial tóxico en ataques contra los rebeldes en el centro del país. El régimen responsabilizó a los rebeldes. Pese a la violencia, las candidaturas aumentan para la elección de junio, con once aspirantes, incluso si la victoria de Bashar al Asad no se pone en duda.

El Parlamento sirio anunció hoy cuatro nuevos candidatos, entre ellos uno cristiano, a la elección presidencial prevista el 3 de junio. Pese a los numerosos candidatos, el resultado de la votación no deja al parecer duda alguna: Asad será reelegido para un tercer mandato de siete años al término de una votación organizada en las zonas controladas por el régimen. El plazo para presentar las candidaturas expira el jueves en la noche.

El presidente del Parlamento, Mohamed al Lahham, leyó hoy ante los diputados los nombres de los cuatro nuevos candidatos: Alí Wanus, Talea Salah Nasser, Azza al-Hallak y Samih Mikhael Musa, un cristiano. Estas cuatro personas, como los otros candidatos, no son conocidos. Se trata de la primera elección presidencial desde hace más de medio siglo. Asad y su padre Hafez, quien dirigió Siria con mano de hierro de 1970 a 2000, fueron nombrados tras referendos.