Al menos diez muertos en ataque talibán contra tribunales en Afganistán

El ataque comenzó cuando los tres atacantes, que portaban uniforme de las fuerzas de seguridad, penetraron en la sede del tribunal en la capital regional, Pul-e-Alam.

Kabul

Al menos diez personas murieron, entre ellas un fiscal y tres talibanes, y otras 23 resultaron heridas durante un ataque insurgente hoy a un tribunal en la provincia de Logar, en el este de Afganistán, informaron a Efe varias fuentes oficiales.

El ataque comenzó a primera hora de la mañana cuando los tres atacantes, que portaban uniforme de las fuerzas de seguridad, penetraron en la sede del tribunal en la capital regional, Pul-e-Alam, dijo el portavoz del Gobernador provincial, Salim Salih.

Dos de los insurgentes fueron abatidos al poco de comenzar el ataque, mientras que el tercero fue reducido más tarde tras un tiroteo con las fuerzas de seguridad.

Según un miembro del parlamento provincial, Hasibullah Stanekzai, entre los muertos se encuentran el jefe de la fiscalía provincial, Ayub Ansari, que había sido nombrado recientemente para el puesto, y seis civiles y empleados del tribunal, aunque no dio más detalles.

Otras 23 personas resultaron heridas, pero ninguna de ellas se encuentra en estado grave, anotó Stanekzai.

Un miembro de las fuerzas de seguridad, que pidió el anonimato, explicó a Efe que cuando el ataque comenzó se estaba celebrando un juicio y ocho de los acusados que estaban en la sala se encuentran entre los heridos.

Los talibanes reivindicaron el atentado a través de su cuenta oficial de Twitter y aseguraron que la explosión mató, además de al fiscal jefe, "a varios jueces y fiscales", y añadieron que el ataque es una "venganza" por la reciente ejecución de seis insurgentes.

Los talibanes han convertido al servicio judicial afgano en uno de sus principales objetivos militares después de que el pasado 8 de mayo el Gobierno comenzó la ejecución de insurgentes.

El miércoles cinco civiles, cuatro talibanes y un policía murieron, y otras doce personas resultaron heridas durante un ataque insurgente a un tribunal en la provincia de Ghazni, en el centro de Afganistán.

Además la semana pasada, en la primera de esas acciones armadas tras las ejecuciones, al menos 10 empleados judiciales y civiles murieron, y 4 resultaron heridos tras un ataque suicida a un autobús que transportaba personal del Departamento de Justicia en Kabul.

La inestabilidad en Afganistán ha ido en aumento desde el fin de la misión militar de la OTAN en diciembre de 2014 y los talibanes han ido avanzando en el control del país así como en la frecuencia y tamaño de los atentados en las grandes ciudades.