Nueve muertos en ataque talibán contra pensión en Kabul

El atentado duró varias horas y se produjo a última hora de la tarde de ayer contra la pensión Park Palace, situada en el centro de la capital afgana.

Kabul

Al menos nueve personas, entre ellas varios indios y un ciudadano estadunidense, murieron en el ataque de un insurgente fuertemente armado a una casa de huéspedes frecuentada por extranjeros en Kabul, informaron hoy a Efe fuentes oficiales.

El ataque duró varias horas y se produjo a última hora de la tarde de ayer contra la pensión Park Palace, situada en el centro de la capital afgana en una zona donde se halla un complejo de las Naciones Unidas y varias embajadas y casas de huéspedes.

"Murieron nueve personas, incluidos extranjeros, afganos y un atacante, y otras seis resultaron heridas, entre ellas policías y guardias de la pensión", manifestó a Efe el jefe del Departamento de Emergencia del Ministerio del Interior, Homayoon Aini.

Aunque Aini no aclaró la nacionalidad de los extranjeros fallecidos, la embajada de la India en Kabul, situada muy cerca de la pensión, sufrió "desafortunadamente algunas bajas indias", según escribió el embajador indio en Afganistán, Amar Sinha, en su cuenta oficial de Twitter.

Los medios de comunicación de la India informaban hoy de que entre los fallecidos había al menos dos indios.

También una portavoz de la embajada estadounidense, Mónica Cummings, dijo a Efe que podía "confirmar la muerte de un ciudadano estadunidense".

Unas 52 personas estaban alojadas en la pensión, por lo que la operación de la Unidad de Respuesta Rápida de la Policía (CRU) se prolongó hasta primeras horas de la mañana para evitar una masacre mayor.

"Las tropas de la CRU fueron entrando en las habitaciones de la pensión, una por una, para evitar que hubiera más víctimas civiles entre los que permanecían en el edificio", dijo a Efe el jefe del Departamento de Investigación Criminal de la Policía, Farid Afzali.

Un portavoz de los talibanes, Zabihulá Muyahid, reivindicó el ataque a través de un comunicado y detalló que el insurgente portaba un rifle de asalto AK-47, y varias granadas y explosivos.

"El ataque fue planeado minuciosamente. Durante el mismo, importantes huéspedes de países invasores, sobre todo América, participaban en una importante reunión", indicó Muyahid.

Minutos antes de que el terrorista penetrara en la pensión, Muyahid había sentenciado, contrariado por la decisión de ayer de la OTAN de prolongar su misión en Afganistán, de que no tolerarán "la presencia de invasores" en su territorio.

"Continuaremos la yihad (guerra santa). Todo extranjero de un país invasor, especialmente de países de la OTAN, es considerado un invasor y no consideramos a ninguno de ellos como civil", sentenció el portavoz talibán en su cuenta de Twitter.

"Tenemos planes para infligir duras pérdidas a los invasores", espetó entonces Muyahid.