Al menos 59 muertos en el ataque contra el Ministerio yemení de Defensa

El ataque coordinado comenzó con la explosión de un coche bomba, conducido por un suicida, en la entrada oriental de la sede gubernamental, para después irrumpir un comando de hombres armados, ...
Vehículos arden en llamas debido a una explosión junto al Ministerio de Defensa en Saná tras el atentado de hoy
Vehículos arden en llamas debido a una explosión junto al Ministerio de Defensa en Saná tras el atentado de hoy (EFE)

Saná

Al menos 59 personas murieron hoy y 167 resultaron heridas en un atentado con coche bomba y un tiroteo en la sede del Ministerio yemení de Defensa en Saná, el ataque de mayor envergadura contra este complejo. Aunque las fuerzas de seguridad yemeníes son blanco frecuente de la red terrorista Al Qaeda, y el ministro de Defensa, Mohamed Naser Ahmed, ha sido víctima de varios intentos de asesinato, la sede ministerial no había sufrido un ataque similar.

Las autoridades todavía no han acusado a ningún grupo de lo sucedido en el complejo de Defensa, donde también irrumpieron varios hombres armados, pero la dimensión y complejidad del ataque parecen apuntar a Al Qaeda en la Península Arábiga, con base en el Yemen. Según un comunicado de ese ministerio, el ataque causó al menos 52 muertos y 167 heridos, entre los que hay ciudadanos extranjeros. Entre los fallecidos figuran médicos, enfermeros, pacientes y visitantes, civiles y militares, además del juez Abdel Yalil Nuaman, integrante del Congreso del Diálogo Nacional, y su mujer.

Por parte del personal sanitario que trabajaba en el hospital del complejo también murieron dos médicos de Alemania, dos de Vietnam y una del Yemen, así como dos enfermeras de Filipinas y una de la India, agregó el comunicado. Además, siete de los atacantes también perdieron la vida, según dijeron a Efe fuentes médicas. Una fuente de la Guardia Presidencial aseguró además a Efe que el presidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, se hallaba en el mismo hospital en el momento del ataque, pero la agencia oficial Saba desmintió ese extremo al indicar que la visita del mandatario al ministerio fue posterior, para informarse del atentado.

El ataque coordinado comenzó con la explosión de un coche bomba, conducido por un suicida, en la entrada oriental de la sede ministerial, explicó en un comunicado Defensa. Poco después, hombres armados vestidos con uniforme militar irrumpieron en un todoterreno en el recinto por la puerta oeste, donde se encuentra el hospital. Los guardias apostados en esa puerta dispararon con un lanzagranadas contra el vehículo, que se incendió causando la muerte de todos sus ocupantes.

Testigos del ataque consultados por Efe agregaron que la irrupción del todoterreno coincidió con los disparos contra la sede ministerial efectuados por hombres armados desde un edificio situado frente a la puerta oeste. En este tiroteo, que buscaba cubrir la entrada de los atacantes, se llegó a utilizar armamento pesado y proyectiles RPG, según pudo constatar Efe en el lugar. La explosión y posteriores enfrentamientos causaron, además, importantes destrozos materiales en edificios y vehículos situados cerca del complejo.

Las fuerzas de seguridad yemeníes cercaron todas las calles que conducen al complejo y detuvieron a los dos hombres armados que se habían parapetado en la sede. Del complejo, situado en el casco antiguo de la capital, se elevaron columnas de humo y a la zona se trasladaron numerosas ambulancias para atender a las víctimas. En las proximidades del ministerio, en el barrio de Al Balili, fuerzas yemeníes se enfrentaron a hombres armados apostados en azoteas de edificios, al tiempo que se escucharon explosiones en la zona.

Ante la gravedad de la situación, el Ministerio yemení de Sanidad hizo un llamamiento a la población para donar sangre. El presidente se reunió en la sede ministerial con el jefe de Estado Mayor, Ahmed al Ashual, y otros altos mandos y ordenó la formación de un comité investigador, que debe anunciar sus averiguaciones sobre el ataque en las próximas 24 horas. La situación de seguridad se ha deteriorado en el Yemen desde enero de 2011, cuando estallaron protestas contra el entonces presidente Alí Abdalá Saleh, que renunció al poder en febrero de 2012.

Hadi, que asumió en esas fechas la presidencia, ha remodelado la cúpula de Defensa, lo que ha generado descontento en algunas facciones afines al régimen anterior. Este malestar, unido a luchas internas, llevó a unos 120 soldados de la Guardia Republicana a manifestarse en agosto de 2012 frente a la sede ministerial y posteriormente atacar el complejo. Además, el ministro de Defensa ha sido blanco en estos últimos años de varios intentos de asesinato, uno de ellos en septiembre de 2012, cuando resultó herido por la explosión de un coche bomba al paso de su convoy, con un saldo de once muertos.

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, confirmó hoy la muerte de dos ciudadanos alemanes trabajadores de la agencia germana de cooperación en el atentado. Junto a los dos ciudadanos alemanes, según explicó en un comunicado, perdió la vida un yemení que trabajaba también en los proyectos de desarrollo de la agencia, la Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ). Westerwelle se declaró "profundamente consternado" por sus muertes y por las otras "víctimas inocentes" del atentado que.

"El Gobierno federal condena rotundamente el cobarde atentado. Estos terribles crímenes no tienen ninguna justificación", recalcó el jefe de la diplomacia alemana, que expresó su confianza en que se proceda con celeridad a llevar a los culpables ante la justicia. Berlín está en permanente contacto con las autoridades yemeníes y con sus aliados internacionales, con el convencimiento de que "Yemen no debe convertirse en el refugio del terrorismo", añadió.