Ocho muertos en ataque islamista al parlamento de Somalia

Cuatro de los fallecidos en el ataque son insurgentes shebab, vinculados a Al Qaeda, que buscan derrocar al débil gobierno prooccidental, y que asaltaron la asamblea legislativa cuando estaba ...
Un oficial somalí fotografía uno de los soldados muertos en la escena del ataque de los insurgentes islamistas en Mogadiscio
Un oficial somalí fotografía uno de los soldados muertos en la escena del ataque de los insurgentes islamistas en Mogadiscio (AFP)

Mogadiscio

Al menos ocho personas, incluidos cuatro asaltantes, murieron hoy en un ataque de los insurgentes islamistas shebab contra el parlamento somalí en Mogadiscio, lanzado con un coche bomba y un comando suicida. Los shebab, grupo islamista vinculado a la red Al Qaeda que busca derrocar al débil gobierno somalí apoyado por la ONU y por Occidente, reivindicaron la operación ante la AFP, a través de su portavoz militar, Abdulaziz Abu Musab.

"El presunto parlamento somalí es una zona militar. Nuestros combatientes están allí para llevar a cabo una operación santa. Emitiremos un informe completo tras el fin de la operación", declaró. La policía señaló la muerte de cuatro combatientes shebab. Periodistas de la AFP también vieron a cuatro guardias de seguridad muertos y a numerosos heridos.

Según fuentes gubernamentales, al menos dos diputados resultaron heridos y fueron trasladados al hospital. Poco antes del mediodía (09:00 hora GMT), un coche bomba provocó una potente explosión ante las rejas del Parlamento, en el centro de la capital somalí, A continuación se oyeron explosiones menos violentas y un intenso tiroteo procedente del interior del complejo.

El tiroteo siguió durante más de una hora y fue progresivamente disminuyendo. No se sabía si el ataque había finalizado hacia las 12:00 hora GMT. "Hay un ataque cerca del edificio del parlamento. Explotó un coche bomba y se inició un tiroteo. No tenemos más detalles de momento", había indicado un responsable de la policía, Husein Ise.

Según los testigos, los combatientes shebab asaltaron el edificio cuando estaba en curso una sesión parlamentaria. "Quedé traumatizada cuando oí las explosiones y el tiroteo. Tuve que correr para salvarme", declaró una diputada somalí. Los shebab atacaron recientemente edificios estratégicos del gobierno o de las fuerzas de seguridad, tratando visiblemente de desacreditar el discurso de las autoridades según el cual estarían ganando la guerra contra los insurgentes.

El ataque del sábado recuerda a una reciente operación islamista contra el palacio presidencial. En febrero, los insurgentes habían hecho explotar un coche bomba a las puertas de Villa Somalia, un complejo fortificado, y kamikazes armados, vestidos de uniforme de la policía y del ejército, habían lanzado el asalto que dejó al menos 16 muertos, incluidos los asaltantes.

El mes pasado, dos diputados somalíes fueron también asesinados por los islamistas, uno de bala, el otro en la explosión de una bomba, en Mogadiscio. Los shebab declararon entonces querer matar a los diputados somalíes "uno a uno". Varios ataques han sacudido Mogadiscio en los últimos meses, al igual que el país vecino Kenia, donde vive una importante comunidad somalí.

El jueves, los shebab amenazaron de nuevo a Kenia, cuyo ejército lucha contra ellos en Somalia desde octubre de 2011, afirmando que iban a "desplazar" la guerra en territorio keniata. La fuerza de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) lanzó a mediados de marzo una nueva ofensiva para seguir recuperando terreno frente a los shebab, expulsados de Mogadiscio en 2011.