Dos muertos en Tailandia en ataque a campamento opositor

Las dos nuevas víctimas, que elevan a 27 el número de muertos en seis meses de crisis política, podrían agravar el conflicto en el país asiático, que llevó al cese de la primera ministra ...
Una manifestante antigubernamental, en el auditorio de la Fuerza Aérea en Bangkok
Una manifestante antigubernamental, en el auditorio de la Fuerza Aérea en Bangkok (AFP)

Bangkok

Dos personas murieron y 24 resultaron heridas en pleno centro de Bangkok este jueves al ser atacado con granadas un campamento de opositores, anunció la policía. Las dos nuevas víctimas elevan a 27 el número de muertos en seis meses de crisis política, que llevó a la destitución hace una semana de la primera ministra Yingluck Shinawatra.

Los dos muertos de este jueves podrían agravar aún más el conflicto entre los opositores y los partidarios del gobierno. Los manifestantes no reconocen al primer ministro interino Niwattumrong Boonsongpaisan, cercano a Yingluck, y están en contra de las elecciones legislativas convocadas para el 20 de julio.

En el incidente de este jueves, dos granadas M79 fueron lanzadas sobre las tres de la mañana contra un campamento de manifestantes cerca del Monumento a la Democracia, uno de los puntos en los que los opositores mantienen sus protestas. Tras esto hubo disparos. "La primera víctima es un manifestante que dormía en el Monumento a la Democracia. La segunda es un guardia que murió víctima de las heridas de bala recibidas", declaró a la AFP Wallop Prathummuang, un funcionario de policía.

El centro de atención médica Erawan precisó que además hubo 24 heridos. Los manifestantes opositores, que deseaban que el ejército diera un golpe de Estado, reclaman que el presidente del Senado, conocido por su oposición al partido gobernante, nombre un primer ministro "neutral". Los opositores acusaban a Yingluck de ser una marioneta de su hermano Thaksin Shinawatra, ex primer ministro derrocado por los militares en 2006, que desde entonces vive en el exilio.

Según los analistas, los manifestantes están apoyados por las élites monárquicas de Tailandia, que consideran el "clan Shinawatra", ganador de todas las elecciones legislativas desde 2001, una amenaza para la Casa Real.