Maduro conmemora dos años de la muerte de Chávez

"La consigna en este momento histórico es luchar y trabajar (...). Que nadie baje la guardia", exclamó el mandatario en la Plaza Bolívar de Caracas.
Cientos de personas conmemoraron el segundo año de la muerte de Hugo Chávez.
Cientos de personas conmemoraron el segundo año de la muerte de Hugo Chávez. (Reuters)

Caracas

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rindió homenaje a Hugo Chávez en el segundo aniversario de su muerte, con un encendido discurso en el que instó a sus fieles a cerrar filas a pesar de la crisis económica.

"La consigna en este momento histórico es luchar y trabajar (...). Que nadie baje la guardia", exclamó el mandatario en la céntrica Plaza Bolívar de Caracas, donde presidió una "Tribuna Antiimperialista", en la que nuevamente la emprendió contra medios de prensa extranjera a los que tildó de "estúpidos".

Desde hace semanas, Maduro -heredero de la retórica antiestadunidense de Chávez- reitera acusaciones de que Washington orquesta un golpe de Estado en su contra, con apoyo de políticos y empresarios venezolanos de derecha.

Después, Maduro presidió un homenaje en el Cuartel de la Montaña, donde reposan los restos de Chávez, se dispararon varias salvas en homenaje al "comandante eterno" a las 16:25, hora en la que murió de cáncer poco después de su tercera reelección presidencial.

Decenas de personas depositaron flores en la tumba de Chávez, mientras un grupo de niños entonaba canciones de música tradicional del llano.

Entre el puñado de invitados extranjeros, figuraron el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, y el ex presidente hondureño Manuel Zelaya.

Tras el anuncio en diciembre del descongelamiento de las relaciones entre La Habana y Washington, Venezuela quedó en posición comprometida con su principal aliado, Cuba, ante los Estados Unidos.

No obstante, Díaz-Canel destacó que la "construcción" de unas relaciones "que pueden ser civilizadas" no se "negocian principios como nuestro apoyo incondicional a la Revolución Bolivariana".

El gobierno cubano organizó en la isla caribeña varios homenajes a Chávez en escuelas o en centros laborales. Pero el acto central será la noche de este jueves en la fortaleza de San Carlos de La Cabaña, organizado por la Unión de Jóvenes Comunistas.

Desde La Habana también llegó un homenaje por parte de una comisión de las FARC que discute el fin del conflicto colombiano.

"En esta fecha, 5 de marzo, conmemoramos la marcha hacia la eternidad del comandante Hugo Chávez Frías, indiscutible dirigente de la Venezuela bolivariana y uno de los máximos representantes de los intereses populares en nuestra América", dijo el comandante Fidel Rondón.

- Popularidad en picada y corrupción-

Contrario a su antecesor, que siempre gozó de amplia popularidad, Maduro apenas cuenta con poco más de 20% de aprobación.

Muchos incluso lo responsabilizan del deterioro socioeconómico en Venezuela en los dos últimos años, caracterizado por una inflación de 68,5%, escasez de productos básicos, recesión, alta criminalidad, corrupción y represión de protestas opositoras.

La popularidad en picada de Maduro, que según el politólogo John Magdaleno ha reducido a la mitad el capital político del chavismo, coincide con la debacle de los precios del petróleo y ocurre a pocos meses de las elecciones legislativas.

Para estos comicios, por primera vez en muchos años, el oficialismo tiene una amplia probabilidad de perder pese a la desarticulación de la oposición.

Este escenario ha llevado a los voceros del gobierno y del partido socialista a exigir lealtad a la figura de Chávez y "su legado" pese a los problemas del país.

El recuerdo del líder bolivariano, impulsor desde 1999 de un modelo basado en la redistribución de los ingentes ingresos petroleros que le valió la devoción de las clases pobres y le permitió amasar un inmenso poder, permanece en la iconografía del chavismo, con innumerables murales, pancartas y franelas con su cara estampada.

Chávez irrumpió el vida política venezolana con el fallido golpe de Estado que encabezó en febrero de 1992 -cuando era un teniente coronel del Ejército- contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez, alegando que Venezuela necesitaba un cambio de rumbo por hallarse sumida en la corrupción, pobreza, injusticia y exclusión social.

Tras su triunfo en las elecciones de 1999, Chávez hizo gala de un estilo informal y directo que le permitió ganar simpatías, usando una retórica populista y un lenguaje llano, unido a su carisma y programas asistencialistas.

En 2007 Chávez, en medio de la bonanza petrolera anunció que su gobierno daba un giro al llamado "Socialismo del Siglo XXI", emprendiendo una cadena de nacionalizaciones, reducción de espacios para la actividad privada y controles en la economía, que se han exacerbado.

No pocos chavistas muestran desencanto con el rumbo tomado por el gobierno de Maduro, aunque este ha mantenido intocado el modelo socialista de controles y planificación centralizada.

Las críticas, incluso desde el mismo chavismo, apuntan a que alrededor del "madurismo" se ha formado un círculo que privilegia la corrupción con contratos y beneficios para amigos y familiares.