Murió el presidente de Santander en España

El banquero Emilio Botín, de 79 años, murió en Madrid por un infarto; el presidente de España lamentó la muerte de "un gran embajador de la marca España".
Emilio Botín hace sonar la campana para iniciar una junta de accionistas del banco en Santander, el 17 de junio de 2006
Emilio Botín hace sonar la campana para iniciar una junta de accionistas del banco en Santander, el 17 de junio de 2006 (AFP)

Madrid

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, murió en Madrid, a los 79 años, a consecuencia de un ataque cardiaco, informó la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El presidente de España, Mariano Rajoy, calificó de "mazazo" el fallecimiento de Botín y dijo que fue "un gran embajador de la marca España". Alabó su labor para convertir la entidad financiera en "la más importante" de España.

La noticia provocó conmoción entre políticos y empresarios, pues el banquero, el más influyente de España, se reunió la semana pasada con el presidente Rajoy.

Los restos de Emilio Botín, cuya fortuna –según la revista Forbes- es de mil 100 millones de dólares, serán trasladados a lo largo del día a su ciudad natal, Santander, según en fuentes de la entidad bancaria.

La prensa local aseguró que la muerte de Botín ocurrió cuando preparaba a su relevo al frente de Santander. El banquero sometía su cargo a la junta de accionistas cada tres años, por lo que su periodo como presidente, que fue aprobado en 2012, vencía en siete meses.

De acuerdo con lo previsto en el artículo 24 del reglamento del consejo de Santander, hoy se reunirán la comisión de nombramientos y restribuciones del consejo de administración del banco para designar un nuevo presidente.

Aunque aún no se han dado a conocer candidatos para suceder a Botín, se prevé que su hija Ana Patricia Botín, actual consejera delegada de Santander UK, podría asumir la presidencia del grupo.

¿Quién era Emilio Botín?

Nacido el 1 de octubre de 1934 en Santander, Botín fue heredero de la tradición financiera de su familia, ya que su abuelo y su padre también fueron presidentes del Banco Santander, y comenzó a dirigir esta entidad bancaria en 1986, para posteriormente hacerse cargo de su expansión internacional.

Licenciado en Derecho y Economía por la Universidad de Deusto, Emilio Botín ingresó a los 24 años en el Banco Santander, donde ocupó los puestos de apoderado de los servicios centrales y de subdirector general.

Consejero del Banco Santander desde 1960, cuatro años más tarde fue nombrado director general y en 1971 fue elegido vicepresidente segundo del consejo de administración de la entidad financiera. Miembro de la Comisión Ejecutiva del Banco Santander desde 1964, fue designado consejero delegado en 1977.

El 19 de noviembre de 1986 fue nombrado presidente del Banco Santander y se convirtió en uno de los pocos gestores financieros que además de asumir la presidencia de la entidad, era su principal ejecutivo y máximo accionista.

Su gestión se ha caracterizado por su estrategia en el mercado internacional y por un proceso de fusiones y adquisiciones nacionales para conseguir el liderazgo de la banca española. Emilio Botín estaba casado con Paloma O'Shea Artiñano y tenía seis hijos, una de las cuales, Ana Patricia, dirige la filial británica del Grupo Santander, Santander UK.