EU “elimina” al segundo al mando del Estado Islámico

Ashton Carter, jefe del Pentágono, informó de la muerte del yihadista Abdel Rahmane al Qadouli.
El ejército sirio reconquistó Palmira, bastión del grupo yihadista.
El ejército sirio reconquistó Palmira, bastión del grupo yihadista. (Reuters)

Washington

El número dos del grupo terrorista Estado Islámico (EI) murió en un ataque aéreo en Siria, confirmó el secretario de Defensa estadunidense Ashton Carter, quien consideró que su “eliminación” afectará las operaciones de la organización yihadista.

“La eliminación de este líder del Estado Islámico dificultará su capacidad de realizar operaciones dentro y fuera de Irak y Siria”, aseguró Carter sobre la muerte de Abdel Rahmane Al Qadouli, a quien se refirió como Haji Iman y de quien dijo era una especie de ministro de finanzas del EI.

La situación “está ahora claramente de nuestro lado”, indicó el secretario de Defensa al señalar que Estados Unidos viene “eliminando sistemáticamente el círculo de dirigentes del EI”.

“Las tropas estadunidenses han eliminado numerosos terroristas claves para el Estado Islámico esta semana”, añadió Carter, quien señaló que Al-Qadouli “operaba como ministro de finanzas y (era) responsable de varios complots internacionales”.

El secretario de Defensa no precisó la forma en que fue abatido Al Qadouli, si se trató de un ataque mediante drones o un bombardeo, y tampoco especificó el lugar del ataque.

El Departamento de Justicia de EU ofrecía 7 millones de dólares de recompensa por informaciones sobre Al-Qadouli, que figura en la lista de potenciales sucesores de Abu Bakr al-Baghdadi, considerado el máximo líder del EI.

La estructura del mando de la organización yihadista sigue siendo un enigma. Las autoridades estadunidenses parecen no haber conseguido sino identificar a unos cuantos de los jefes del EI, con los cuales han conformado un listado.

Abdel Rahmane al-Qadouli es el segundo integrante de esta lista en ser eliminado en menos de un mes. El 4 de marzo pasado, EU anunció la muerte de Omar al Shishani, Omar el checheno, otro de los líderes del grupo yihadista que también hacía parte de este listado de máximos dirigentes.

En mayo de 2015, el gobierno de Irak había insinuado que Al Qadouli habría sido abatido en un ataque aéreo de la coalición contra el EI, información desmentida por el Pentágono.

Según las fuerzas de seguridad iraquíes Al-Qadouli nació en Mosul. A finales de los años noventa viajó a Afganistán. De acuerdo a Washington, se habría unido en 2004 a Al Qaeda, organización en la que llegó a ser adjunto del Abu Musab Al Zarqaui, jefe del grupo terrorista en Irak y quien murió en 2006 tras un ataque de un dron estadunidense.

Luego fue detenido y estuvo en prisión hasta 2012, cuando fue liberado y se unió al EI.

Mientras Carter informaba sobre la muerte de Al Qadouli, el ejército sirio reconquistaba la ciudadela de Palmira, que domina el casco antiguo, en manos del grupo EI desde hacía cerca de un año, indicó ayer la televisión pública desde Damasco.

“Nuestras fuerzas armadas (...) tomaron el control de la antigua ciudadela de Palmira, tras infligir numerosas bajas en las filas del grupo terrorista” EI, afirmó un alto funcionario sirio.

El Estado Islámico se había apoderado del castillo de Palmira el 23 de mayo de 2015 y desde entonces, la ciudad y sus ruinas se encontraban bajo su control.

El ejército sirio, apoyado por la milicia chiita libanesa Hizbulá, por un comando de las fuerzas especiales rusas y por la aviación enviada por el Kremlin, comenzó a ingresar en Palmira el jueves.

***

Kamikaze mata a 30 en estadio de Irak

Al menos 30 personas murieron ayer cuando un kamikaze se inmoló en medio de la multitud en un estadio de futbol al sur de Bagdad, capital de Irak, atentado reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en un comunicado en el que identificó al autor como Saifulá al Ansari.

El partido había concluido y “estaban entregando el trofeo a los ganadores cuando el atacante se hizo explotar en medio de la multitud”, notificó el capitán de policía del poblado de Al Asriya, cerca de la ciudad de Iskandariya, a 40 kilómetros de Bagdad.

El ataque tuvo lugar hacia las 19 horas, tiempo local, y la policía señaló que al menos 90 personas resultaron heridas.

El alcalde Ahmed Chaker murió en el ataque, informó personal del hospital de Iskandariya.

Fotos publicadas en las redes sociales muestran los arcos de la portería destrozados y manchados de sangre.

(Agencias/Bagdad)