Muere responsable religioso sirio en ataque, rebeldes avanzan hacia Alepo

Sufouan Mashraqa, un dignatario sunita que dirigía la oración semanal del viernes, murió en el bombardeo del ejército de Asad a una mezquita de Homs, mientras se confirma que Arabia Saudita ...
Una niña pone una vela junto a fotografías de personas muertas en ataques suicidas junto a un pesebre en la iglesia de San Elías, en Damasco
Una niña pone una vela junto a fotografías de personas muertas en ataques suicidas junto a un pesebre en la iglesia de San Elías, en Damasco (AFP)

Beirut

El ejército sirio bombardeó hoy una mezquita en Homs (centro), matando a un importante responsable religioso, mientras que los rebeldes islamistas avanzan hacia Alepo (norte), informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). "Dos personas murieron en un bombardeo perpetrado por las tropas del régimen contra la mezquita de Raees, en el barrio de Waar", anunció el OSDH, que se apoya en un amplia red de militantes y fuentes médicas y militares. Una de las víctimas es Sufouan Mashraqa, un dignatario sunita que dirigía la oración semanal del viernes en la mezquita, según Rami Abdel Rahman, director del OSDH.

Mientras tanto, en el resto del país, los rebeldes islamistas y yihadistas tomaron el control del hospital al-Kindi, en el norte de Alepo, según la misma fuente. Para hacer posible este avance, dos combatientes de Al Nursa se hicieron estallar en puestos de control del ejército cercanos a este hospital que hace unos meses se transformó en una base de las tropas fieles al presidente sirio Bashar al Asad. Alepo es una de las ciudades más afectadas por los combates entre las tropas leales al régimen y los rebeldes desde el verano de 2012.

Los barrios occidentales están mayoritariamente controlados por el régimen de Damasco, y los sectores orientales, por los insurgentes. Toda Siria sufre los enfrentamientos y los bombardeos entre ejército y rebeldes, que han dejado más de 126 mil muertos en 33 meses. En las últimas semanas, el ejército parece haber tomado ventaja al hacerse con el control de varios bastiones rebeldes en las provincias de Alepo y Damasco.

De otra parte, las discusiones preparatorias con el emisario especial de la ONU, Lajdar Brahimi, para la Conferencia sobre la paz en Siria, prevista para el 22 de enero en Montreux, permitieron confirmar hoy la lista de los países participantes, entre los cuales está Arabia Saudita, pero no Irán. Aplazada varias veces, la llamada Conferencia Ginebra-2, reunirá por primera vez en la misma mesa a representantes del régimen y de algunas facciones de la oposición. Una delegación de la Coalición Nacional Siria (CNS), presente en Ginebra, aunque no participó en la reunión, confirmó de nuevo su participación, pero aún no ha elaborado la lista de participantes.

De su lado el gobierno sirio ha hecho saber en la ONU qu su delegación estaba ya establecida y sería anunciada "dentro de poco". Hoy no hubo acuerdo entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad sobre una invitación a Irán, principal apoyo económico y militar de Siria, ya que Estados Unidos se oponía. "Estamos muy preocupados por el hecho de que Irán no ha expresado públicamente su acuerdo con el Comunicado de Ginebra (de junio de 2012) ni acerca de los principios sobre los cuales se basa esta Conferencia", recalcó un alto responsable estadunidense ante algunos periodistas.

"Irán suministra personal militar y medios financieros para las milicias, incluido el Hezbolá libanés, que agravan aún más la violencia en Siria (...) consideramos difícil imaginarlo en esta conferencia", añadió ese responsable. Por el contrario Arabia Saudita figura entre los 26 países invitados, anunció hoy el emisario especial de la ONU, Lajdar Brahimi. "No estamos de acuerdo sobre Irán por el momento. Vamos a discutir un poco más respecto a su participación. Pero Estados Unidos no está convencido de que sea una buena cosa. En la ONU, no es un secreto, somos favorables", dijo Brahimi a la prensa.

También reveló que había hablado en varias oportunidades con los responsables iraníes, quienes le dijeron que deseaban "venir a Ginebra, si es posible, pero que si no era posible no sería el fin del mundo (...) y trabajarán con nosotros". Teherán es el principal aliado económico y militar del régimen sirio. La participación de Arabia Saudita, que apoya a algunas facciones de la oposición armada, también planteaba interrogantes, pero Brahimi la citó entre la lista de los 26 países invitados.

Brahimi confirmó que el gobierno sirio le había anunciado que su delegación a la Conferencia Ginebra-2, que se abrirá el 22 de enero en Montreux (Suiza) estaba "establecida", y que la lista sería dada a conocer "dentro de poco". La composición de la delegación de la oposición no ha sido fijada aún. Se ha solicitado que esté lista para el 27 de diciembre, si es posible, "aunque esa fecha no es en manera alguna un ultimátum como algunos medios lo han dicho", indicó Brahimi.

De su lado el presidente francés François Hollande, al término de una cumbre euopea en la que los dirigentes hablaron brevemente del conflicto sirio, expresó su escepticismo en lo que respecta a los resultados de esta conferencia. "Si Ginebra-2 se convierte en una confirmación de Bashar al Asad o de la transición política de Asad a Asad, hay pocas posibilidades de que se reconozca esa reunión como la solución política para la cuestión siria", añadió.