Mueren 2 custodios en motín en correccional de Guatemala

Unos 40 menores internos, integrantes de la pandilla Barrio 18, golpearon a los custodios y tienen como rehenes a algunos de ellos en el Centro Correccional Etapa II.
El correccional alberga 45 pandilleros de la Mara 18.
El correccional alberga 45 pandilleros de la Mara 18. (AP)

Guatemala

Un motín en un centro correccional de menores en Guatemala ha dejado hasta ahora dos muertos, cuatro rehenes y varios heridos.

El vocero de la policía, Pablo Castillo, informó la muerte de dos vigilantes durante el motín que comenzó ayer en el Centro Correccional Etapa II ubicado en el municipio de San José Pinula, unos 20 kilómetros al este de la capital guatemalteca.

Tras 21 horas de amotinamiento, los menores mantienen retenidos a cuatro vigilantes tras liberar a uno durante la madrugada. Se ha establecido una mesa en el interior del correccional para negociar su liberación.

Más de 40 menores internos, integrantes de la pandilla Barrio 18, golpearon a cuatro monitores (funcionarios de seguridad) y retuvieron a algunos de ellos en el Centro Juvenil de Privación de Libertad para Varones, conocido como Etapa II, dijo el portavoz de la PNC, Pablo Castillo, a periodistas.

Durante el motín los internos provocaron un incendio en un sector del correccional y al menos dos resultaron lesionados, según socorristas que acudieron a atender la emergencia.

El centro, ubicado en el municipio de San José Pínula, 10 kilómetros al este de la capital, colinda a pocos metros del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, un refugio para menores donde el 8 de marzo un incendio dejó 40 niñas muertas y 18 heridas.

Abner Paredes, encargado del área de juventud de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), indicó que el motín inició para denunciar malos tratos de los monitores hacia los jóvenes.

"En el lugar se han documentado permanentes agresiones de los monitores", apuntó Paredes, quien expresó que el miércoles pasado presentaron ante un juzgado un recurso de habeas corpus por las "amenazas" de los funcionarios a los internos.

Los internos también demandaron el retorno de compañeros que habían sido trasladados a otros centros, así como el acceso a alimentos y levantar restricciones de visitas, entre otras demandas.

Jefes de la PNC, delegados de la PDH y otras instituciones mantenían un diálogo con los menores amotinados en el lugar administrado por la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia (SBS), una institución en el ojo del huracán por el siniestro de la semana pasada en el refugio para menores, que también dirige.

Familiares de los menores que se encontraban en el interior del centro en horario de visita denunciaron el uso de gas lacrimógeno en el interior, mientras que la diputada opositora Nineth Montenegro en su cuenta de Twitter evidenció la presencia de internos adultos que no han sido trasladados a prisiones reglares.

El correccional Etapa II fue escenario en 2005 de un enfrentamiento entre pandillas que dejó 14 muertos.

Por el incendio en el albergue, tres altos funcionarios de la SBS fueron arrestados, entre ellos su secretario Carlos Rodas, y varios activistas han señalado como responsable al gobierno de Morales debido a numerosas denuncias de abusos que pesaban sobre el refugio, incluso la de la existencia de una posible red de prostitución de menores.

Este domingo, empleados del Hogar Seguro rechazaron los señalamientos de vejámenes contra las menores.

Según la policía en el correccional se mezclan menores en conflicto con la ley y adultos que ya purgaron sus sentencias y que en el lugar cumplieron la mayoría de edad. Entre los internos hay 45 pandilleros de la Mara 18 que mantienen a los rehenes y 180 paisas, como se definen quienes no pertenecen a ninguna pandilla.

TE RECOMENDAMOS: Incendio en albergue suma ya 38 víctimas en Guatemala

El motín se produce 15 días después de que un incendio matara a 40 niñas en un albergue estatal.

El 8 de marzo varias menores se amotinaron, se fugaron y luego fueron recapturadas tras denunciar que eran víctimas de abusos y malos tratos. El incendio supuestamente provocado por las mismas niñas dejó también unas 15 menores heridas, algunas de gravedad.