Más de la mitad de los países tortura: Amnistía Internacional

La organización defensora de los derechos humanos presentó hoy su informe anual sobre la tortura, en el que afirma que hay al menos 141 países, incluyendo a México, con información creíble sobre ...
Las torturas y malos tratos a los presos en Abu Ghraib levantaron la indignación en todo el mundo
Las torturas y malos tratos a los presos en Abu Ghraib levantaron la indignación en todo el mundo (Archivo)

Londres, Berlín

En más de la mitad de los países del mundo, entre ellos México, se sigue torturando, de acuerdo con Amnistía Internacional. La organización de defensa de los derechos humanos presentó hoy su último informe anual sobre la tortura, según el cual hay de al menos 141 países información creíble sobre maltratos. Según AI, en países como Corea del Norte, Siria o México, las torturas están a la orden del día y los métodos son cada vez más brutales.

El secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, criticó: "Alrededor del mundo, los gobiernos tienen una doble moral en relación a la tortura: está prohibida por ley pero facilitada en la práctica". Cada vez más países buscan en tanto justificar la tortura con los intereses de la seguridad nacional. AI acusa a Estados Unidos de haber brindado un mal modelo con sus métodos de "guerra contra el terrorismo".

La Convención contra la Tortura de Naciones Unidas fue suscrita hasta ahora por 155 países. Sin embargo, de acuerdo con AI, en "al menos 79" de estos países se tortura. La forma más común de tortura y maltrato en todo el mundo es la paliza. También están bastante difundidas las descargas eléctricas y los aislamientos.

En muchos países, se obliga a los detenidos a adoptar posiciones poco naturales que generan grandes dolores. En Filipinas se encontró incluso una "rueda de la fortuna" que marcaba distintas prácticas de tortura y mediante la cual los policías decidían cómo maltratar a las personas.

AI denunció también que la tortura se extiende por el mundo y cobra aires de normalidad, en parte por culpa de la "guerra contra el terrorismo" y también por su descripción "glamurosa" en series como "24" y "Homeland", denunció hoy Amnistía Internacional. La organización con sede en Londres promueve una campaña contra la tortura en el 30º aniversario de la convención de la ONU, que la ilegalizaba, y acompañó el lanzamiento con datos sobre su persistencia.

"Stop the torture" ("Detengan la tortura") es el nombre de la iniciativa. AI ha constatado casos de tortura en 141 países -más de dos tercios de los países del mundo- en los últimos cinco años y que el miedo a sufrirlas -que se considera un indicador de la extensión de su práctica- es muy grande.

Así, por ejemplo, el 80% de los brasileños da por descontado que serían torturados si fueran detenidos, la cifra más alta del mundo. Un 36% de las 21 mil personas encuestadas en todo el mundo cree que "la tortura es a veces necesaria y aceptable para lograr información que proteja a la gente", un porcentaje que asciende a 74% en China.

"Se ha convertido casi en normal, en rutina", dijo Salil Shetty, secretario general de AI, en una rueda de prensa. "Desde la llamada 'guerra contra el terrorismo', el uso de la tortura, particularmente en Estados Unidos y su ámbito de influencia, se ha vuelto más normal como parte de las expectativas sobre seguridad nacional", agregó.

"Series como '24' y 'Homeland' han ensalzado la tortura para una generación, pero existe una diferencia muy grande entre su retrato dramático, obra de guionistas, y su uso en la vida real por parte agentes del gobierno en cámaras de tortura", sentenció Shetty. En Latinoamérica, AI destaca que los maltratos a manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad se han convertido en rutina en Venezuela, Brasil, Chile y México, donde la tortura está rodeada por un manto de impunidad.

"Los abusos de las fuerzas de seguridad en la vigilancia de las manifestaciones son rutinarios, incluyendo países como Chile, México y Venezuela", afirma AI en el informe. "En Brasil, las denuncias de abusos policiales se han incrementado en las manifestaciones de cara al Mundial-2014 y durante las operaciones militares en las favelas de grandes ciudades como Río de Janeiro", agrega el documento.

En el caso de Venezuela, AI afirma que ha recibido "decenas de denuncias de abusos de las fuerzas de seguridad en el momento de la detención, durante el traslado" a dependencias policiales "y durante las detenciones".

La organización cita el caso de José Manuel Carrasco, de 21 años, detenido en las manifestaciones estudiantiles contra el gobierno en la ciudad de Valencia (oeste) el 13 de febrero. Además de ser golpeado en comisaría, le sodomizaron con un objeto, denunció. Su caso está en manos de la fiscalía general.

En el caso de México, AI denuncia que la tortura está "extendida, con gran impunidad para los perpetradores", particularmente desde que el gobierno inició en 2006 una guerra abierta contra el narcotráfico que ha dejado más de 80 mil muertos. AI reclama a los gobiernos que combatan este azote proporcionando asistencia médica y legal a los detenidos y mejores inspecciones de los centros de detención.

Pero además la organización quiere que se acabe con la impunidad, con investigaciones independientes sobre las denuncias de tortura.