Casi 6 millones, las víctimas del conflicto en Colombia

El gobierno del presidente Santos actualiza las cifras de cinco décadas de guerra interna en el país sudamericano, donde la principal afectada ha sido la población civil desplazada.
La funcionaria colombiana Paula Gaviria, en foto de archivo, junto al presidente Juan Manuel Santos (centro).
La funcionaria colombiana Paula Gaviria, en foto de archivo, junto al presidente Juan Manuel Santos (centro). (Especial)

Bogotá

El conflicto armado que afecta a Colombia desde hace cinco décadas dejó casi 6 millones de víctimas, informó ayer Paula Gaviria, directora de la Unidad de Atención y Reparación de las Víctimas de la violencia en el país.

En entrevista con la radio RCN, la funcionaria añadió que en el país hay 5 millones de desplazados, igual a 79% del total de afectados por la violencia.

“Tenemos en el registro único de víctimas, con fecha de corte al 10 de diciembre, que hay 5 millones 966 mil 41 personas, de las cuales 5 millones son víctimas de desplazamiento forzado”, dijo Gaviria, encargada de realizar un catastro e indemnizar a las personas afectadas por la violencia.

Paula Gaviria destacó que 39% de los afectados identifica a la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como victimarios, pero matizó que muchas personas no saben quiénes fueron sus atacantes y que el registro no considera necesaria esta información para que haya una reparación de los afectados en un plazo máximo de diez años, con dinero y planes de asistencia.

Las FARC y el gobierno negocian desde 2012 en Cuba un acuerdo para terminar con medio siglo de lucha armada. De los cinco puntos de la agenda ya se pactaron planes de desarrollo agrario y participación política de la guerrilla.

LA CIA AYUDÓ A MATAR

En tanto, el diario The Washington Post reveló que un programa secreto de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadunidense ayudó al gobierno de Colombia a eliminar a líderes de las FARC.

Según el Post, el programa incluye ayuda de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) y se apoya en un “presupuesto multimillonario” que no es parte del también multimillonario Plan Colombia contra la guerrilla y el narcotráfico. El programa, aún en marcha con Barack Obama, fue autorizado por George W. Bush (2001-09), añade el Post, que cita fuentes anónimas.

Desde el inicio, el rol de EU en el programa fue dar inteligencia para localizar a líderes de las FARC y, desde 2006, aportó un sistema de rastreo GPS para usarlos en bombas de gravedad, a fin de convertirlas en bombas de alta precisión. Ese ensamblaje fue el que en 2008 permitió a la Fuerza Aérea colombiana ubicar y eliminar al líder de las FARC Raúl Reyes en territorio ecuatoriano, en lo que constituyó la peor crisis diplomática entre estos dos países sudamericanos en más de una década. Al respecto, el congresista colombiano Iván Cepeda, del Polo Democrático Alternativo (izquierda), dijo que pedirá al gobierno del presidente Juan Manuel Santos que aclare cuál fue la participación de la CIA en la lucha contra las FARC.

Y el diario El Tiempo de Bogotá reveló que una corte de Norkfolk (Virginia, este de EU) pidió en noviembre a Colombia la extradición desde Cuba de dos de los negociadores de las FARC en Cuba, los guerrilleros Omar Restrepo y Adán Jiménez, acusados por Estados Unidos de tráfico de armas y narcotráfico.

En 2012, el gobierno de Santos suspendió las órdenes de captura de miembros de las FARC que sean parte de la negociación.