Un millón de desplazados en Irak y Siria, sin ayuda este invierno

La escasa financiación recibida por la ONU para ayudar a los refugiados está amenazada por el déficit de 58.5 mdd que experimenta para este programa y que le obliga a tomar "decisiones duras".
Niños kurdos sirios, ante una tienda con funciones de escuela en un campo de refugiados en Suruc, en la provincia turca de Sanliurfa
Niños kurdos sirios, ante una tienda con funciones de escuela en un campo de refugiados en Suruc, en la provincia turca de Sanliurfa (AFP)

Ginebra

Un millón de personas en Irak y Siria que debieron abandonar sus hogares debido a los conflictos armados en estos dos países se quedarán sin recibir asistencia apropiada para afrontar el invierno debido a la escasa financiación que ha recibido la ONU para ayudarlos.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) lleva semanas trabajando en los preparativos para que las poblaciones refugiadas de ambos países puedan pasar el invierno en las mejores condiciones y ya ha invertido 154 millones de dólares con este fin.

Sin embargo, el déficit de 58.5 millones de dólares que está experimentando para este programa le está obligando a ACNUR a tomar "decisiones duras", dijo hoy su portavoz, Melissa Fleming, en Ginebra, sede de dicho organismo.

La falta de ese dinero implica que 990 mil personas, principalmente desplazados internos y refugiados recientes de Irak y Siria, se quedarán sin recibir la ayuda planeada para el invierno, explicó. "En Irak, las necesidades son gigantes, pero la financiación no sigue el ritmo de los nuevos desplazamientos", agregó.

En este país, que se encuentra en la espiral de un nuevo conflicto debido al avance en el norte del grupo yihadista Estado Islámico (EI), 1.9 millones de personas se han desplazado únicamente este año y 225 mil han huido del país como refugiados. Esas cifras no incluyen a las cientos de miles de víctimas del conflicto sectario que padece el país desde la caída del dictador Sadam Husein, en abril de 2003.

El ACNUR registra adicionalmente la entrada diaria a Irak de entre 300 y 350 refugiados sirios de Kobane (en la frontera de Siria con Turquía), una localidad que se ha vaciado de su población civil tras la ofensiva de los insurgentes del Estado Islámico que intentan conquistarla desde hace varias semanas.

En detalle, 800 mil personas necesitan algún tipo de cobijo en Irak y 940 mil carecen de artículos domésticos para el invierno, pero ahora sólo se puede garantizar ayuda para 240 mil desplazados en lugar de los 600 mil que había previsto.

De forma concreta, el déficit de recursos implica que el ACNUR no podrá proporcionar -a menos que este problema se resuelva en breve- a unas 150 mil personas material suplementario para soportar mejor el frío, como estufas de queroseno.

En el norte de Irak -correspondiente a la región autónoma del Kurdistán- las temperaturas pueden bajar hasta los 5 grados centígrados en zonas de clima templado y a 16 bajo cero en áreas montañosas.

En relación con Siria, muchos de los tres millones de refugiados y seis millones de desplazados internos por el conflicto pasarán su cuarto invierno fuera de sus hogares, con buena parte de ellos que han tenido que desplazarse varias veces dentro del país, conforme las líneas de combate se iban moviendo.

Recientemente, nuevos desplazamientos han aumentado la necesidad de ayuda y se ha establecido que las áreas prioritarias para prestarla deben ser Alepo y, en general, la región del norte donde las temperaturas son más bajas.

Incluso así, advirtió el ACNUR, hay 1.4 millones de personas que requieren asistencia para soportar el invierno, pero los fondos disponibles sólo le alcanzarán para prestar abrigo a 620 mil personas hasta diciembre.