• Regístrate
Estás leyendo: Miles de migrantes llegan a una Croacia que cierra fronteras
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 03:14 Hoy

Miles de migrantes llegan a una Croacia que cierra fronteras

Los líderes de la Unión Europea, presionada por la llegada de miles de migrantes, se reunirán en una cumbre el próximo miércoles para afrontar el problema.

Publicidad
Publicidad

AFP

Miles de inmigrantes seguían llegando hoy a Croacia, donde las autoridades, desbordadas, cerraron a su vez los puestos fronterizos con Serbia, mientras persiste la presión a la Unión Europea, cuyos dirigentes se reunirán la semana próxima para intentar superar sus disensiones en esta crisis.

Croacia cerró el jueves "hasta nueva orden" siete de sus ocho pasos fronterizos con Serbia -Tovarnik, Ilok, Ilok 2, Principovac, Principovac 2, Batina y Erdut-, indicó el Ministerio de Interior, y precisó que más de once mil inmigrantes cruzaron la frontera croata desde Serbia desde la mañana del miércoles.

La cumbre de la Unión Europea (UE) tendrá lugar la tarde del miércoles en Bruselas, al día siguiente de una reunión de los ministros del Interior sobre este mismo asunto, anunció hoy el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk.

El presidente francés, François Hollande, advirtió hoy contra los "peligros" que planean sobre el espacio Schengen si no se produce un acuerdo sobre la acogida de los refugiados ya que "entonces nos veríamos obligados a restablecer los puestos de aduana, de control, y también en los medios de transporte".

Hollande estimó en la ciudad italiana de Módena que la cumbre comunitaria deberá decidir ayudar a Turquía a conservar a los refugiados en su territorio, crear "hotspots" y trabajar con los países donde existen esos centros de acogida y registro de refugiados, y propiciar el desarrollo de los países de origen, sobre todo en África.

La canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo austriaco, Werner Faymann, pidieron la organización rápida de esta cumbre para ponerse de acuerdo sobre una repartición obligatoria entre los países de la UE de 120 mil refugiados, la mayor crisis migratoria en el continente desde 1945.

Reunidos de urgencia el jueves, los eurodiputados votaron a favor de esta propuesta. Pero la principal dificultad será convencer a los países de Europa del Este, como Eslovaquia y Hungría, firmemente opuestos a la acogida masiva de refugiados.

Como reacción, un centenar de políticos e intelectuales de Europa central firmaron una carta abierta para incitar a "las autoridades y ciudadanos" de sus países a la solidaridad con los inmigrantes.

Por millares seguían llegando a Croacia, nueva ruta a Europa occidental tras el cierre de la frontera serbo-húngara, escenario el miércoles de choques entre inmigrantes irritados y fuerzas policiales.

La pequeña estación de ferrocarriles de Tovarnik, una localidad croata próxima a la frontera serbia, estaba invadida por migrantes que intentaban subir a trenes con destino a la capital, Zagreb, desde donde esperan seguir viaje.

"Hay entre cuatro y cinco mil personas tratando de subirse a trenes. Los trenes están llegando pero no pueden transportar a tanta gente", dijo a la AFP Jan Kapic, portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

"Fuera de control"

Unos centenares de inmigrantes forzaron una barrera policial y se dispersaron por Tovarnik. Algunos optaron por caminar hasta Zagreb, a unos 300 km al oeste. Otros acampaban en los alrededores en espera de un transporte. A unos diez minutos, en la estación de Ilaca, varios centenares de inmigrantes se subieron a un tren abarrotado a Zagreb.

Unos vecinos les habían traído pan y mermelada casera, agua y productos infantiles. "Hace 20 años, éramos nosotros los que sufríamos una guerra y necesitábamos ayuda", comentaba un anciano, que también llegó con brazos cargados. Eslovenia negó la entrada a un tren procedente de Croacia con 150 inmigrantes que carecían de los necesarios documentos legales.

El primer ministro Zoran Milanovic reiteró que su país quiere dejar pasar a los emigrantes camino de otros países pero tiene capacidades limitadas para registrar a los inmigrantes en tránsito.

Las autoridades croatas se esperan más de 20 mil llegadas las próximas dos semanas y frente a tamaña afluencia "las cosas están por quedar fuera de control", se inquietó la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic. "Croacia ha hecho gala de humanidad", pero "demasiados refugiados entran sin control", dijo.

En la frontera serbo-húngara, unos 300 inmigrantes seguían en el puesto de Horgos-Röszke. La situación se había calmado tras los violentos disturbios del miércoles, que dejaron catorce policías heridos, según las autoridades. También se contabilizaron migrantes heridos.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Husein, tildó la actitud de Hungría de "xenófoba", "chocante" y hostil "con los musulmanes".

"Derribar muros"

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, dijo en una entrevista publicada el jueves por el diario francés Le Figaro que planea vallar también las fronteras con Croacia y Rumanía para acabar con "el negocio de los traficantes de personas".

La Unión Europea "nació para derribar muros, no para construirlos", reaccionó el presidente del Consejo italiano, Matteo Renzi. Destino soñado para la mayoría de los candidatos al exilio, Alemania registró 9,100 llegadas a su territorio el miércoles, después de seis mil el martes, buena prueba de que el flujo no cesa ni mucho menos.

Dinamarca anunció que finalmente acepta recibir, en base a voluntarios, a mil de los 120 mil refugiados que la UE quiere repartir para aliviar a los países donde se concentran. Y Portugal está dispuesta a acoger "al menos a dos mil refugiados" suplementarios, hasta un total de unos 3,500. En lo que va del año han llegado 500 mil migrantes a la UE, tras largos y peligrosos viajes por tierra y o por el mar Mediterráneo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.