Paul Manafort: el ex asesor de Trump y de dictadores

Las firmas del ex director de campaña de Donald Trump han asesorado a políticos como George H. W. Bush y a dictadores como Ferdinand Marcos.
El ex jefe de campaña de Donald Trump, Paul Manafort.
El ex jefe de campaña de Donald Trump, Paul Manafort. (Reuters)

Ciudad de México

El director de campaña de Donald Trump, Paul Manafort, presentó su renuncia después de que se revelara su supuesta participación en el financiamiento de un partido a favor de Rusia en Ucrania.

Manafort es más que el hombre que diseñaba la estrategia y proyectos con los que el magnate pretende ganar la presidencia de Estados Unidos. Durante toda su carrera política ha estado envuelto en el escándalo.

De políticos y dictadores

Entre 1978 y 1980, el consultor político fue uno de los coordinadores de la campaña de Ronald Reagan a la presidencia de Estados Unidos y se desempeñaba como el director político adjunto en el Comité Nacional Republicano.

Tras el triunfo de Reagan en los comicios, el periódico Washington Post publicó un artículo en el que describió cuál era el poder de la firma Black, Manafort, Stone and Kelly (BMS&K), en la que el ex director de campaña de Trump era cofundador.

"(BMS&K han desarrollado una de las reputaciones más agresivas y controversiales de Washington. La firma combina el cabildeo con la consultoría, y eso resulta a menudo en una forma de conseguir votos para los miembros del Congreso para los que realiza sus campañas", aseguraba.

Según el sitio web Politico Magazine, fue asesor de Ferdinand Marcos, el dictador filipino que otorgó a las campañas de Reagan de 1980 y 1984 más de 57 millones de dólares. Para mantener su poder, el líder de Filipinas pagaba anualmente a la firma de Manafort 950 mil dólares

En 1985, su casa consultora firmó un contrato de 600 mil dólares con el líder del grupo rebelde angoleño UNITA, con el que trabajó para mantener una buena imagen del gobierno estadunidense y evitar que el comunismo imperara en la región.

En 1989, el consultor político testificó ante el Subcomité de Empleo y Vivienda estadunidense por el presunto desvío de aproximadamente 31 millones de dólares para la empresa CFM, de la que él era dueño.

Manafort también diseñó las campañas a la presidencia de George H. W. Bush (1988) y Bob Dole (1996).

Entre 1990 y 1995, el FBI abrió una investigación en su contra por recibir dinero del Consejo Americano de Cachemira para ayudar a la población de la región; el verdadero origen del capital era la Agencia de Inteligencia de Pakistán, quienes deseaban hacer una campaña de desinformación para que disminuyera el impacto de las acciones terroristas de esa época.

El caso Ucrania

En los últimos años, Paul Manafort fue el asesor político del ex presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, quien dejó el cargo en 2014.

Según Politico Magazine, el consultor se asoció con el político en una empresa de David Manafort pero "funcionalmente se separó poco después de la elección presidencial de 2008. A medida que la campaña se estaba desarrollando en Estados Unidos, el hombre, políticamente notorio, surgió en el extranjero, jugando a un familiar papel en un lugar desconocido: asesorar a Yanukovich".

A sólo tres días se ser nombrado como el nuevo director de campaña de Trump, Manafort dejó el cargo por apoyar a un partido político prorruso en Ucrania.

Correos electrónicos obtenidos por The Associated Press mostraron que una empresa dirigida por Manafort orquestó directamente una operación encubierta de cabildeo en Washington a nombre del Partido de las Regiones ucraniano para enviar de forma clandestina al menos 2.2 millones de dólares en pagos a dos firmas de cabildeo de Washington.

Sus esfuerzos trataron de influir en la opinión pública de Estados Unidos en favor del gobierno prorruso del país.

Otro de sus objetivos era socavar la simpatía del pueblo estadunidense por la rival prisionera del entonces presidente de Ucrania. En ese momento, los líderes europeos y estadunidenses estaban presionando para que Ucrania la liberara.

En los documentos publicados, el nombre de Manafort aparece como receptor de fondos por importe de 12.7 millones de dólares en 22 partidas individuales. La Oficina Nacional Anticorrupción de Ucrania dijo sin embargo que esto no prueba que Manafort recibiera realmente el dinero porque otras personas, entre ellas un destacado diputado del Partido de las Regiones, firmaron en su nombre en esas anotaciones.

AFC