Turquía bombardea al EI en Siria

El ejército turco atacó cuatro objetivos estratégicos en el norte de Siria, donde el grupo terrorista tiene algunas de sus principales bases.
Rusia anunció estar dispuesta a instaurar "desde la semana próxima" una pausa humanitaria semanal de 48 horas en Alepo.
Tanto Rusia como Turquía han bombardeado las zonas donde se desarrolla el Estado Islámico. (Reuters)

Estambul, Turquía

El ejército de Turquía volvió a bombardear con artillería posiciones del grupo yihadista Estado Islámico en el norte de Siria, después de que varios morteros disparados desde allí cayeran en territorio turco.

Según informó el diario Hürriyet, los militares turcos dispararon contra cuatro objetivos en Siria, "en respuesta al fuego de morteros a través de la frontera" que cayó en la provincia de Gaziantep, en el sureste de Turquía.

Dos proyectiles de mortero disparados desde la zona de Yarábulus cayeron en el jardín de una casa del municipio de Karkamish, cercano a la frontera, estallando con gran estruendo, pero sin causar muertos ni heridos.

Horas más tarde, otros tres proyectiles del tipo "katiusha" impactaron en un terreno baldío en la ciudad de Kilis, vecina de Gaziantep al oeste y situado a sólo cinco kilómetros de la frontera, también sin causar víctimas ni pérdidas económicas.

También en esta provincia, la artillería turca respondió bombardeando la zona desde donde se habían disparado los cohetes.

En los primeros cinco meses del año, 21 personas murieron por el impacto de "katiusha" en Kilis, disparados desde la zona siria dominada por el Estado Islámico.

Ayer, el ejército turco bombardeó al Estado Islámico en la ciudad de Yarábulus, el último feudo de ese grupo yihadista en la zona norteña de Siria fronteriza con Turquía, tras caer tres morteros disparados desde esa zona en un terreno baldío en un municipio de Karkamis, y según fuentes militares, incidentes similares habían tenido lugar en días anteriores.

Por altavoz, las autoridades de Karkamis pidieron a los vecinos de esta localidad de 10 mil habitantes, a no abandonar sus casas para reducir el riesgo de ser alcanzado por la caída de morteros.

La opinión pública turca sigue con detalle los sucesos en la frontera, dado que al sur de Yarábulus se desarrollan combates entre el Estado Islámico y las Fuerzas de Siria Democrática, una alianza de milicias encabezadas por las kurdosirias YPG, que avanzan hacia norte.

El gobierno turco anunció reiteradamente que no permitirá en ningún caso que fuerzas kurdas se hagan con el control de la zona fronteriza ahora dominada por el Estado Islámico, como Yarábulus.

AFC