Casi cinco mil muertos y 13,300 infectados por ébola: OMS

A pesar de que el virus sigue extendiéndose y hay muchas víctimas no contabilizadas, las autoridades muestran un cierto optimismo pues hay un descenso en el número de nuevos casos en "algunas ...
El enfermero Peter Sidhu hace una demostración sobre como quitarse correctamente la ropa protectora en Los Ángeles
El enfermero Peter Sidhu hace una demostración sobre como quitarse correctamente la ropa protectora en Los Ángeles (AFP)

Ginebra, Tokio

El ébola sigue extendiéndose en África occidental: los infectados ya suman 13,268, unos 200 más que hace unos días, y la cifra de muertos se sitúa en 4,960, según los últimos datos dados a conocer hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La organización da por seguro además que a ellos se unen un alto número de casos sin registrar. En Liberia enfermaron 6,619 personas a causa del virus y 2,766 murieron. En Sierra Leona la cifra de afectados se sitúa en 4,862, de los que 1,130 murieron y también en Guinea se registraron más enfermos y muertos.

La evolución del ébola es muy diferente en función de las regiones, señaló la OMS. En muchas zonas la situación parece mejorar, pero en otras siguen aumentando los casos.

Mientras, las pruebas del ébola realizadas a un ciudadano japonés que viajó recientemente a Liberia y a una joven guineana que aterrizó en Osaka (sur de Japón) con fiebre han dado resultado negativo, informó hoy el Ministerio nipón de Sanidad.

El hombre, de más de 60 años, había viajado en las últimas tres semanas a Liberia, uno de los países africanos más afectados por la reciente epidemia de ébola, y acudió a un hospital de la ciudad de Machida (Área Metropolitana de Tokio) con casi 39 grados de fiebre.

Asimismo, las autoridades sanitarias han realizado la prueba del ébola con resultado negativo a una joven de nacionalidad guineana que aterrizó el viernes en el aeropuerto de Kansai (Osaka) con síntomas de fiebre y contagiada de malaria, según los análisis que se le efectuaron a su llegada.

Ninguno de los dos pacientes había estado en contacto con enfermos de ébola durante su estancia en países del oeste de África, según informó un portavoz de Sanidad a la agencia Kyodo. El pasado día 27, las autoridades niponas también efectuaron la prueba del ébola con resultado negativo a un periodista canadiense que llegó a Tokio con fiebre procedente de Liberia.

El periodista regresó a Japón tras hacer escalas en Bélgica y el Reino Unido, después de haber estado dos meses en Liberia, y fue hospitalizado nada mas aterrizar su avión en el aeropuerto Haneda y detectarse que tenía 37,8 grados de temperatura, aunque no padecía ningún otro síntoma.

Según las autoridades, la movilización internacional contra la epidemia de ébola en África occidental empieza a dar frutos con un descenso de la propagación del virus, que sin embargo ha causado miles de muertos no contabilizados.

A nivel continental, la Confederación Africana de fútbol (CAF) dio hasta el sábado a Marruecos, país organizador de la Copa de Africa de las Naciones (CAN) prevista para enero y febrero de 2015, para decidir si renuncia finalmente a albergar la competencia, pues la CAF rechazó su demanda de aplazamiento a causa del ébola.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se mostró el jueves segura de la baja del número de nuevos casos en "algunas regiones", en particular en Liberia, el país más afectado, pero reconoció que la transmisión sigue siendo intensa en el oeste de Sierra Leona, incluyendo la capital Freetown, y en el sur de Guinea.

La epidemia, la más grave de la historia de esta fiebre hemorrágica desde su identificación en Africa central en 1976, causó 4,960 muertos entre un total de 13,268 casos contabilizados, en su inmensa mayoría en esos tres países, según el último balance de la OMS del 4 de noviembre.

"Hay muchos muertos que faltan en esta epidemia", subrayó Christopher Dye, director de estrategia de la OMS, al mencionar la persistencia de prácticas funerarias riesgosas.

El presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, criticó a los responsables locales de la región rural del oeste del país, presionándolos a que pongan fin a los rituales mortuorios que implican contacto con los cuerpos.

"Deben detener la hipocresía en la lucha contra el ébola", les dijo, precisando que el estado de urgencia seguirá en vigor hasta el fin de la epidemia, según un comunicado de la presidencia.

En virtud de los poderes conferidos por el estado de urgencia, el dirigente hizo detener el martes al animador de un programa radial que dio la palabra a un responsable de la oposición criticando la gestión de la lucha contra la epidemia.

"Quien obstruya, incite o trate de afectar los esfuerzos del gobierno" contra el ébola puede ser detenido, explicó el portavoz del gobierno, Abdulai Bayratay, sin indicar las acusaciones retenidas contra David Tam Baryoh, presentador de un programa semanal en la radio privada Citizen FM.

"Progresos 'efímeros"

La directora ejecutiva del Programa Alimentario Mundial (PAM) Ertharin Cousin llamó el jueves a la "vigilancia" y la movilización internacionales para preservar los "progresos" registrados, luego de una visita de tres días a Sierra Leona.

"Constatamos avances, pero con esta enfermedad, los avances pueden ser efímeros si no somos vigilantes", declaró Cousin, quein precisó que el PAM ya suministró alimentos a más de 600 mil personas en Sierra Leona a las poblaciones que están puestas en cuarentena.

En Liberia, que tiene más de la mitad de los casos y de los muertos, la tendencia a la estabilización parecía confirmarse, luego de la llegada de material y personal, en especial el despliegue de más de mil militares estadunidenses, despliegue que podría aumentar hasta los cuatro mil efectivos en toda la región.

La presidenta liberiana Ellen Johnson Sirleaf inauguró el miércoles con la embajadora de Estados Unidos Deborah Malac un hospital de 25 camas para los enfermeros, que entre el personal sanitario son los más afectados por la epidemia (546 contaminados, 310 muertos).

El presidente estadunidese Barack Obama pidió al Congreso más de seis mil millones de dólares (más de 4,800 millones de euros) de fondos de urgencia para combatir la epidemia de Ébola en Africa occidental y para administrar el riesgo en Estados Unidos.

Japón anunció el viernes por su parte que aumentaría de 40 a 140 millones de dólares (de más de 32 millones a más de 80 millones de euros) su ayuda a la lucha contra la epidemia.

El jefe de Misión de Naciones Unidas para coordinar la lucha contra el ébola (UNMEER, con sede en Ghana), Anthony Banbury, indicó que no dispone todavía de los medios para detener la propagación del virus. La ONU indicó esta semana que recibió 572 de los 988 millones de dólares que pidió para combatir el Ébola.