Policía italiana retira a migrantes de la frontera

Italia es uno de los países que brinda mayor asilo a migrantes y pide que demás miembros de la Unión Europea hagan lo mismo. 
Policía italiana desaloja a migrantes africanos en la costa de Ventimiglia..
Policía italiana desaloja a migrantes africanos en la costa de Ventimiglia.. (AP)

Italia

La policía italiana desalojó a docenas de migrantes africanos que acamparon durante días ante la frontera mediterránea con Francia, con la esperanza de continuar su viaje hacia el norte, una escena violenta que Italia emplea para mostrar la necesidad de acciones comunitarias para atajar la crisis migratoria.

Algunos migrantes se aferraron a los postes de carteles en el lugar y otros trataron de resistirse a que los subieran a autobuses para expulsarlos del paso fronterizo de Ventimiglia.

La mayoría de los migrantes eran procedentes de Sudán y Eritrea, llevaban cinco días acampados después de que la policía francesa de fronteras les negara la entrada. Se negaron a abandonar la zona, diciendo que querían seguir su viaje al norte para reunirse con sus fronteras.

El ministro italiano del Interior, Angelino Alfano, a su llegada a una reunión de ministros comunitarios en Luxemburgo el martes, dijo que las escenas de Ventimiglia eran un "bofetada en la cara a Europa" y demuestra que los migrantes no quieren quedarse en Italia.

Italia, que es el país más implicado a la hora de rescatar migrantes en el mar y proporcionarles asistencia, exige que otros países europeos acepten a los recién llegados y les permitan solicitar asilo en otros países.

Según las normas comunitarias, los futuros refugiados que llegan aItalia desde Libia deben ser identificados en el país y solicitar asilo allí ya que es la primera nación de la UE que pisan. Muchos de los nuevos migrantes, sin embargo, prefieren cruzar Italia sin registrarse oficialmente para poder viajar más al norte donde podrían tener mejores oportunidades laborales mientras se procesas sus demandas de asilo.

El Ministerio del Interior francés ha reforzó los controles fronterizos en las últimas semanas como consecuencia de la llegada de migrantes. Austria aumentó también la vigilancia, aunque esas medidas terminaron el lunes.