Piden republicanos enviar tropas a frontera con México

La petición fue impulsada por el líder de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, quien busca así desalentar el paso de niños migrantes a Estados Unidos.

Washington

Los republicanos en la Cámara de Representantes quieren enviar elementos de la Guardia Nacional a la frontera sur de Estados Unidos para evitar el cruce ilegal de niños migrantes que viajan solos.

Las recomendaciones fueron emitidas hoy por un grupo de trabajo establecido por el líder de la cámara John Boehner, en la Cámara de Representantes.

La congresista Kay Granger, quien encabeza el grupo de trabajo de Boehner, dijo que podría enmendarse la ley migratoria de 2008 para poder acelerar la deportación de los jóvenes centroamericanos mientras al mismo tiempo se garantiza la protección de los menores que viajan solos.

Sin embargo, la presidenta de la Comisión de Asignaciones Presupuestarias del Senado, Barbara Mikulski, tenía previsto presentar el miércoles un borrador de ley que asignaría 2 mil 700 millones de dólares para más jueces de inmigración, centros de detención y otros recursos en el sur de Texas, a donde han llegado decenas de miles de niños sin acompañantes.

Eso implica una reducción de mil millones de dólares respecto a la solicitud del presidente Barack Obama. Sin embargo, se espera que los republicanos, que son mayoría en el Congreso, vayan más allá con un gasto más reducido que se centraría principalmente en provisiones para cuerpos de seguridad, como tropas para la Guardia Nacional, más que en atender a los menores. Los republicanos del Congreso esperaban debatir su propuesta el hoy y recibir en audiencia a un destacamento de fronteras formado por el portavoz John Boehner, republicano de Ohio.

"No creo que el pueblo americano apoye enviar más dinero a la frontera a menos que ambos partidos trabajen juntos para resolver estas políticas y resolver de verdad este problema", dijo Boehner, líder de la Cámara de Rperesentantes.

Mientras tanto, agentes de Seguridad Nacional han pedido que se tomen medidas, señalando que la sobrecargada frontera y las agencias de inmigración se quedarán sin dinero en los dos próximos meses. "No hacer nada en el Congreso no es una opción", afirmó el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson.

Más de 57 mil menores han llegado desde octubre, la mayoría procedentes de El Salvador, Honduras y Guatemala.

La ley de 2008 les garantiza vistas judiciales, lo que en la práctica les permite quedarse años en el país debido a los largos retrasos en el sistema judicial de inmigración.

Los republicanos quieren cambiar la ley para que los niños centroamericanos puedan ser tratados como los mexicanos, que pueden ser devueltos por agentes fronterizos a menos que puedan demostrar un temor a su regreso que requiera una investigación más profunda. Los republicanos opinan que es la única manera de enviar un mensaje a los padres centroamericanos de que no tiene sentido enviar a sus hijos en el arduo viaje al norte.