Expulsa EU a 160 mil migrantes centroamericanos

Los expulsados provenían de Guatemala, Honduras y El Salvador, con lo cual se elevó el número de deportados el año pasado.
Migrantes afectados severamente por la ola de calor en frontera de Reynosa
La mayoría de los migrantes expulsados provenían de Guatemala y Honduras. (Verónica Cruz)

Washington

Más de 106 mil personas provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador fueron expulsadas de Estados Unidos en el último año fiscal, informó la Embajada de Estados Unidos en México.

Esto se debe al reforzamiento en acciones para cumplir la ley migratoria estadunidense, realizadas por los departamentos de Justicia y Seguridad Nacional, detalló la Embajada, con información de la oficina del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden.

La representación diplomática indicó que, según una “Hoja Informativa” del vicepresidente, en el año fiscal 2013, (octubre 2012 a septiembre 2013) el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), elevó el número de expulsión de centroamericanos sin documentos.

Se trata de 47 mil 769 personas de Guatemala; 37 mil 49 de Honduras y 21 mil 602 de El Salvador, para hacer un total de 106 mil 420 personas, equivalentes a 29 por ciento de las expulsiones totales realizadas por ICE en el periodo.

Tras la reunión de este viernes en Guatemala, en donde se abordó el tema del incremento de menores no acompañados que viajan sin documentos a Estados Unidos, el gobierno estadunidense recordó que estos menores no pueden recibir beneficios migratorios.

De hecho, la estrategia en ese país va en sentido contrario: “Aumentamos los recursos para cumplir la ley con el objeto de incrementar nuestra capacidad para detener personas y adultos que migran con sus hijos menores” sin documentos.

“Esto le permitirá al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) enviar de regreso a los migrantes indocumentados centroamericanos a sus países de origen de manera expedita”, agregó.

La Vicepresidencia es clara en recordar que los menores no acompañados y los adultos que lleguen con hijos menores de edad, no reunen los requisitos para obtener beneficios de una eventual reforma migratoria, ni para la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).