“En EU los mexicanos reconquistan el territorio”

El investigador David Reyes Maciel ofrece constantemente conferencias y charlas en las cuales expone el desarrollo actual de los chicanos y los migrantes.
migrantes
(Shutterstock)

Ciudad de México

Las tradiciones son la principal identidad de las culturas del mundo, por lo que en el caso de las comunidades de migrantes en Estados Unidos, todas sus expresiones creativas tiene necesariamente un sentido de permanencia de la identidad y un significado político. Tal es el punto de partida del trabajo de David Reyes Maciel, del Colegio de la Frontera Norte, donde desarrolla diversas líneas de investigación sobre la presencia y evolución de los chicanos en la sociedad de ese país.

El especialista ofrece constantemente conferencias y charlas en las cuales expone el desarrollo actual de los chicanos y los migrantes, “pues me parece fundamental la reflexión sobre el tema, pero en particular difundir cómo estos grupos sociales evolucionan constantemente. La cultura de la que hablo es la de los residentes en Estados Unidos, no tanto de los migrantes, pues existen diferencias fundamentales entre ambos, en el caso de los segundos, sus expresiones se suman a las de los primeros, quienes desde hace décadas se han integrado a la sociedad estadunidense de manera profunda.

“De esta manera, las expresiones artísticas se han convertido en un manera de fomentar una identidad propia, al tiempo de generar una firme postura crítica frente a los contextos sociales en que nos encontramos, lo cual se ve reflejado en las agendas sociales de los gobernantes que integran las necesidades de la población latina”.

David Reyes Maciel explicó que su trabajo se enfoca a explicar la manera como los chicanos se han integrado a la sociedad anglosajona.

“Desde los años cuarenta han surgido diversas manifestaciones, tanto artísticas como de participación social, que nos hacen ver cómo la comunidad de latinos en Estados Unidos ha luchado tanto por sus derechos como por convertirse en una comunidad importante en este contexto. Por ejemplo, la ciudad de Los Ángeles es una de las tres más grandes con población hispanohablante… Para los chicanos, nuestra realidad ha sido cultural y espiritualmente mexicana, aun nacidos y criadas allá seguimos siendo de este país, en espíritu y con nuestras tradiciones, nuestra forma de ser. Lo ideal es ser bicultural, bilingüe, por eso tomamos lo mejor de la cultura estadunidense, tiene que ser así porque allá nacimos, pero a la vez buscamos enriquecernos con lo mexicano”.

La labor como docente de David Reyes Maciel ha incluido cursos de licenciatura y posgrado en Estados Unidos y México, acerca de temáticas relacionadas con los estudios culturales y aspectos sociales, políticos y económicos; historia y crítica del cine mexicano y chicano; relaciones México-Estados Unidos; e historia social, cultural y política de Estados Unidos, Latinoamérica y México.

De este modo, el investigador abre un espectro que busca analizar los aspectos más representativos de la comunidad chicana, al tiempo de generar una puesta al día en su desarrollo.

“Muchas veces, sobre todo al inicio de mi carrera, me preguntaban que cuando llegué a Estados Unidos cómo había pasado y si me costó mucho integrarme. Pero siempre les tuve que aclarar que yo era de allá, que había nacido en ese territorio y que mis padres me dieron ambas nacionalidades. Este tipo de comentarios han guiado mi trabajo. Eso y desde luego las cosas que ocurren en México. Recientemente hemos visto como hay manifestaciones en casi todas partes del mundo con los estudiantes de Guerrero, con lo que ocurre en el Estado de México y en general en todo el país, lo cual afirma la idea de que nos importan los acontecimientos del país.

“Esa preocupación se expresa no solo en este tipo de problemas, que desde luego todos rechazamos, sino en campos como la educación, la investigación y las expresiones artísticas. En lo económico ni qué decir, muchas comunidades del país dependen de las remesas que les llegan desde Estados Unidos; los lazos familiares son muy importantes también. Desde finales del siglo XIX ha habido migración hacia Estados Unidos, por lo que ahora es imposible pensar que los vínculos se han roto, por el contrario. Lo que esperamos otros especialistas y yo, es que los mexicanos y latinos tengan en las próximas décadas una presencia cada vez mayor en todos los aspectos de la sociedad estadunidense.

“Hemos dejado de tener presencia solo en la franja fronteriza y ahora llegamos hasta Nueva York y Alaska, de una manera muy positiva, pues no se trata solo de migrantes que buscan trabajo en el campo o en otras áreas que requieren mano de obra, sino que estamos también en medios como el académico, lo cual es muy importante. Los demógrafos en Estados Unidos esperan que para el 2050 una de cada tres personas sean de origen mexicano o latino. Somos casi 50 millones. En muchas partes ya no somos minoría. Sin embargo, en el ámbito académico el panorama no es tan bueno, pues aún prevalece la idea del etnocentrismo, que nos da una gran batalla, pero los números hablan por sí mismos, pues con números hacemos lo que nunca se pudo con las armas y la presencia de mexicanos se ha convertido en un profundo proceso de reconquista del territorio. El arte y las investigaciones académicas son la punta de lanza, lo que nos llevará a nuevas perspectivas. El siguiente cambio lo veremos en México, donde es necesario cambiar la percepción que se tiene de los chicanos, pues tenemos un impacto diario en la sociedad de nuestro país que no se reconoce, nos tratan como fuéramos un secreto de Estado”.