Agentes de EU se niegan a retener migrantes para deportación

Según el diario New York Times, los alguaciles estadunidenses temen ser demandados por los migrantes.

Estados Unidos

Pese a la solicitud del gobierno federal, alguaciles de Estados Unidos se niegan a retener a migrantes acusados o condenados por algún crimen, lo que afecta la cifra de deportaciones en el país, señaló el diario The New York Times.

En una nota publicada este sábado en su versión electrónica, el diario asentó que los alguaciles se resisten a prorrogar por unos días la detención de personas susceptibles de ser deportadas, por temor a ser demandados por las víctimas.

“Las decisiones locales limitan la capacidad de la administración de (el presidente Barack) Obama de hacer cumplir las leyes migratorias, y podrían reducir significativamente el número de migrantes deportados cada año”, expresó el diario.

Un juez federal manifestó la primavera pasada que un alguacil del estado de Oregon violó los derechos civiles de una mujer, al mantenerla en prisión por más tiempo del que marcaba su condena, a petición del gobierno federal.

Luego de la decisión, alguaciles en todo el estado rehusaron retener a inmigrantes indocumentados que hubieran cumplido su condena, pese a las peticiones federales, por temor a ser demandados por las víctimas.

“Ahora, docenas de alguaciles están haciendo lo mismo: liberando a extranjeros que cometieron una falta y que ya han purgado una condena, en vez de detenerlos por más tiempo a petición del Departamento de Seguridad Interna”, explicó el diario.

Durante años, el gobierno federal ha pedido a los alguaciles que mantengan detenidos a inmigrantes hasta 48 horas más tras expirar su condena, para que las autoridades determinen si puede deportarlos.

Alguaciles de los estados de California, Minnesota, Kansas y Washington indicaron que la decisión de la corte los obliga a liberar a quienes ya purgaron su condena, y que no pueden correr el riesgo de cometer acciones inconstitucionales al retenerlos.

El diario citó el caso del condado de San Bernardino, California, donde en promedio, 110 inmigrantes eran turnados cada mes a agentes federales de migración luego de purgar sentencia, mientras que ahora la cantidad es de cero.