Migrante mexicana asistirá a discurso de Obama

En el discruso anual sobre su mandato se espera que Obama anuncie que la reforma migratoria será su prioridad máxima en lo que resta de su mandato.
Barack Obama presidente de Estados Unidos (Milenio Televisión)

Miami

Una mexicana inmigrante de 22 años de edad que estudia en la universidad Miami-Dade y que ha vivido casi toda su vida sin autorización legal en Estados Unidos será uno de los asistentes al discurso del Estado de la Unión del presidente Barack Obama el martes por la noche.

Mayra Rubio Limón fue invitada a escuchar el mensaje por el representante demócrata del sur de Florida Joe García. La nativa de México es parte de un puñado de los llamados "dreamers" —inmigrantes llevados de niños a Estados Unidos— de todo el país que harán parte de la audiencia cuando el presidente pronuncie su discurso.

Se espera que Obama anuncie que la reforma migratoria será su prioridad máxima en lo que resta de su mandato.

"Estoy un poco nerviosa en este momento, pero muy emocionada", dijo Rubio.

Este será su segundo viaje a Washington D.C. Ella fue una de casi una decena de "dreamers" que fueron detenidos a finales del año pasado por participar en una sentada pacífica en las oficinas del republicano Eric Cantor, líder de la mayoría en la Cámara de Representantes. No se presentaron cargos.

García patrocinó el año pasado un proyecto de ley de reforma migratoria integral similar a uno aprobado meses antes en 2013 por el Senado, liderado por los demócratas, pero el liderazgo republicano se negó a apoyarlo.

Los lídres de la cámara baja y otros republicanos están trabajando en su propio conjunto de principios sobre la inmigración, que esperan presentar a sus colegas republicanos la semana que viene.

Es poco probable que estas propuestas incluyan un camino a la ciudadanía, aunque sí pueden ofrecer algún alivio para los 11 millones de personas que viven sin permiso legal en Estados Unidos. Como sea, cualquier propuesta a favor de los inmigrantes enfrenta una dura oposición dentro del partido.

Rubio Limón ha pasado años trabajando en los campos recogiendo calabacín y otros cultivos junto a su hermano mayor y sus padres, quienes ahora manejan un pequeño negocio de productos del campo en Homestead, un suburbio al sur de Miami. Su hermana de 11 años de edad es ciudadana estadounidense.

Rubio Limón, quien está estudiando para obtener un título en administración de empresas, espera que el Congreso cree un camino hacia la ciudadanía para todas aquellas personas que residen sin autorización en el país, pero agregó que la prioridad de sus padres es sólo poder trabajar sin temor a la deportación y poder regresar a su natal México para visitar a sus padres ancianos.

"Desde que tengo memoria, eso es algo que realmente afecta a mi mamá y mi papá. Ellos no han visto a sus padres en mucho tiempo", dijo. "Mi mamá tiene 41 años y mi papá 46. A esa edad lo único que quieren saber es que puedan viajar y trabajar".