Anuncia EU nuevas medidas contra 'polleros'

El Departamento de Justicia estadunidense informó que redoblarán la colaboración con México para investigar y capturar a los traficantes de migrantes.
Los menores que se trasladan a EU van de los 7 a los 17 años.
Los menores que se trasladan a EU van de los 7 a los 17 años. (Cuartoscuro)

Washington

El Departamento de Justicia anunció hoy nuevas medidas para enfrentar el problema migratorio de menores no acompañados, que incluyen trabajar con el gobierno mexicano para investigar y procesar penalmente a traficantes.

Las medidas anunciadas por el subprocurador general James Cole, incluyen la reasignación de recursos de la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración (EOIR) de esa dependencia, a las cortes migratorias para adjudicar los casos de inmigrantes que recientemente cruzaron la frontera.

El propósito es aumentar la capacidad para adjudicar casos de inmigrantes que ya están en proceso de deportación con la contratación de más jueces migratorios, para agilizar su repatriación o asegurar protección a aquellos que buscan asilo.

Cole indicó que la dependencia redoblará los esfuerzos para trabajar con otras agencias federales y el gobierno de México para investigar y procesar penalmente a aquellos que trafican con migrantes a los Estados Unidos.

Asimismo, anotó que el Departamento de Justicia está buscando fondos de la partida suplemental para emergencias del presidente, a fin ayudar a países centroamericanos en el combate del crimen transnacional y la amenaza que de las pandillas criminales como estrategia para abordar uno de los factores de la migración forzada.

Anotó que en los próximos días se reunirá con cinco fiscales de Estados Unidos que representan los distritos de la frontera con México para conformar una estrategia a fin de desmantelar las organizaciones criminales de contrabando humano que están facilitando la transportación de menores no acompañados.

La dependencia propuso establecer asesores legales y de aplicación de la ley para ayudar a interrumpir y desmantelar las operaciones el contrabando de inmigrantes.

“Los individuos que se embarcan en la peligros jornada de Centroamérica a Estados Unidos son objeto de crimen violento, abuso y extorsión al depender en redes peligrosas de contrabando humano para transportarlos”, señaló Cole.

Recordó que Estados Unidos reconoce obligación de ofrecer cuidado humanitario para niños y adultos arrestados en las fronteras, pero destacó que también hará los que sea necesario para detener los flujos de ese “peligroso patrón migratorio”.

Cole viajará este miércoles a la estación en McAllen, Texas, de la Oficina de Aduanas Protección de la Frontera para “ver la situación urgente en la frontera.

En tanto, Juan Osuna, director de EOIR testificará ante el Comité de Seguridad Doméstica y Asuntos Gubernamentales del Senado para informar sobre los esfuerzos del Departamento de Justicia para contribuir a la respuesta de la administración Obama a la oleada migratoria.