Frenan traslado de migrantes a centro fronterizo

Un grupo de 100 personas impidió el paso a los camiones que transportaban a 140 inmigrantes a la estación de la Patrulla Fronteriza en Murrieta; Lupillo Rivera se manifestó a favor de los ...

San Diego

Manifestantes impidieron la llegada de tres camiones que transportaban inmigrantes centroamericanos a la estación de la Patrulla Fronteriza en Murrieta, California.

Cerca de 100 personas cerraron el acceso para que el grupo de 140 inmigrantes, que arribó este mañana a San Diego proveniente de Texas, no ingresara a la estación, donde sería procesado y posteriormente liberado tras darle una cita para regresar con un juez.

Después de media hora de intentar avanzar y ante la nula respuesta de las autoridades por retirar a los manifestantes, los tres camiones se vieron obligados a regresar a la estación de San Diego.

Entre los pocos simpatizantes a favor de inmigrantes, se encontró el cantante Lupillo Rivera, quien portando una camiseta de la Selección Mexicana de Futbol se encaró a manifestantes que exigen detener la migración ilegal hacia Estados Unidos.

"Apoyando a nuestros paisanos que no vienen a quitarle nada a nadie (...), nosotros venimos a trabajar", dijo el cantante.

Pese a que un manifestante le escupió en la cara, el cantante guardó la compostura.

"Sí, me escupieron en la cara, pero ya sé donde vive", bromeó.

En más de una ocasión, Lupillo Rivera gritó que estaba agradecido con Estados Unidos y con el presidente Barack Obama por hablar en favor de una reforma migratoria en el país.

Enrique Morones, activista defensor de derechos humanos exigió que se dé "una respuesta humanitaria" ante esta situación que se vive en la frontera.

"No pueden regresarlos, eso puede causar muerte para muchas de estas familias y niños, no podemos arriesgarnos, por eso debemos estar conscientes que si este país le gusta promover los derechos humanos, deben dar el ejemplo", señaló.

El director de Ángeles de la Frontera confió en que esta crisis humanitaria derivará en una reforma de inmigración.

El grupo de 140 inmigrantes tenía planeado llegar hoy a la estación de Murrieta, California, y sería el viernes cuando llegaría el segundo traslado.

Esta medida fue tomada por el gobierno federal para descongestionar la afluencia de inmigrantes en las estaciones en Texas, donde en lo que va del año fiscal se ha detenido a 100 mil personas, la mitad de ellos, menores no acompañados.

Mientras que algunos de ellos serían liberados a la espera de una audiencia, otros podrían ser deportados, mientras que los menores serían trasladados a albergues.

Manifestantes dijeron estar en contra, argumentando preocupaciones de "salud y seguridad", que podrían derivar con la llegada de inmigrantes.